Los trabajadores de Metro aprueban huelga de 24 horas los días 4 y 5 de enero

Los empleados dan la espalda a la propuesta de CC OO y UGT El suburbano sufrirá paros parciales continuados hasta el 31 de diciembre

Huelga de Metro en la estación de Pacífico.
Huelga de Metro en la estación de Pacífico.SAMUEL SÁNCHEZ

Los trabajadores de Metro quieren empezar el año con protestas a lo grande. Dos asambleas de empleados han respaldado hoy casi por el triple de votos dos jornadas de huelga de 24 horas para los días 4 y 5 de enero, víspera de Reyes.

Dos de los sindicatos mayoritarios (CC OO y UGT) habían solicitado proseguir con los paros parciales en 2013 tras la tanda que arrancó hoy y que contempla tandas de dos horas diarias hasta el 31 de diciembre (excluido el día de Navidad). Pero los trabajadores han preferido la opción planteada por el Sindicato de Conductores (el que tiene más peso en la empresa pública) y Solidaridad Obrera. La votación se ha saldado con más de 350 votos a favor y por encima del centenar en contra, según distintas fuentes sindicales consultadas, que no coinciden en las cifras exactas.

Metro y EMT (Empresa Municipal de Transportes) retomaron hoy los paros contra la supresión de la paga extraordinaria. Hay dos turnos de dos horas para los autobuses de 7.00 a 9.00 y de 19.00 a 21. 00. Los empleados de Metro están convocados entre las 13.50 y las 15.50. Los servicios mínimos rondan entre el 35 y el 50%, lo que supone aproximadamente doblar el tiempo de espera en paradas y andenes.

La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) ha cifrado en el 72% el seguimiento del paro convocado a primera hora de esta mañana, mientras que CCOO y UGT lo han establecido en el 100% entre los empleados que no cubrían servicios mínimos. Según ha informado a Efe un portavoz de la empresa, el paro se ha desarrollado con normalidad, ausencia de incidentes y cumplimiento de los servicios mínimos.

Los responsables de UGT y CCOO en la EMT, Juan José Castañeda y Alberto Blanco, respectivamente, han coincidido con el portavoz empresarial en que el paro ha transcurrido sin ningún tipo de incidencia en los centros de trabajo y con servicios mínimos de entre el 40 y el 50% de la dotación habitual de autobuses. Esta tarde se desarrollarán nuevos paros en los autobuses urbanos de la capital entre las 19.00 y las 21.00 horas. No serán coincidentes con los convocados en el Metro entre las 13.50 y las 15.50 horas y de 22.30 hasta el cierre del servicio.

Estas nuevas movilizaciones responden a la negativa del Ayuntamiento de Madrid y la dirección de la EMT a entablar contactos de negociación, y se prolongarán hasta que "se ponga por escrito en qué momento nos van a devolver el robo de la paga extra", según ha afirmado el portavoz de UGT, Juan José Castañeda. Los trabajadores de la EMT cierran hoy su calendario de movilizaciones en diciembre para protestar por los recortes, pero están ya convocados a una asamblea el próximo 3 de enero para ratificar los nuevos paros previstos para los días 4 (6.00-8.00 y 18.00-20.00 horas), 11 (7.00-9.00 y 19.00-21.00 horas), 17 (6.00-8.00 y 18.00-20.00 horas) y 23 (7.00-9.00 y 19.00-21.00 horas) de enero.

Los trabajadores de ambas empresas públicas comenzaron en septiembre una protesta intermitente contra la supresión de la paga extraordinaria que afecta a todos los empleados públicos de España. Para EMT es el último paro convocado este año. Metro proseguirá de forma casi ininterrumpida hasta el 31 de diciembre, exceptuando el día de Navidad.

Metro califica los paros de “injustos, insolidarios e irresponsables”. El portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, recordó ayer una cifra millonaria que han calculado desde Metro. La empresa prevé perder 5,5 millones de euros por todas las jornadas de protesta secundadas por los empleados del suburbano en lo que va de año, incluidas las huelgas generales. En el cómputo, suman los billetes y viajes perdidos (y una estimación de los que prevén perder) pero no restan el dinero que se descuenta por huelga a la plantilla. Los sindicatos piden reuniones y negociación y las dos empresas públicas niegan que puedan negociar una decisión aprobada por el Gobierno central.

Victoria indicó ayer que la Consejería “no tiene todavía ninguna decisión tomada” sobre una posible subida de tarifas del transporte público en 2013. El presidente Ignacio González señaló el día que presentaron el proyecto de presupuestos que el alza sería equivalente al IPC. El sindicato CC OO ha alertado de un “nuevo tarifazo que podría ser del 10%”. Comisiones hace su estimación fijándose en los presupuestos del Consorcio Regional de Transportes, que prevé más ingresos para 2013 con menos viajeros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS