Suspendida la proclamación del nuevo decano del Colegio de Abogados

La policía tiene que intervenir en el cierre de la urnas Siete candidaturas piden la anulación de los comicios por posible fraude electoral

La comisión electoral del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) ha decidido esta madrugada suspender la proclamación de los resultados electorales y, por tanto, el nombre del nuevo decano hasta que no se diriman las denuncias presentadas por siete candidaturas por posible fraude electoral. Los reclamantes han acusado a la aspirante Sonia Gumpert de haber cometido supuestas irregularidades durante el proceso electoral.

La denuncia presentada de manera conjunta contra Gumpert la acusa de ocho presuntas irregularidades, como la realización de actos de propaganda el día de las elecciones en el colegio electoral, situado en el Palacio de Congresos del paseo de la Castellana. También del empleo de mecanismos de presión sobre los electores para que la votaran, del ofrecimiento de medios económicos y materiales para conseguir que algunos letrados acudieran a las urnas y el llamar a determinados electores para que la apoyaran, entre otras.

La decisión de la comisión ha sido leída a los candidatos a las cinco y media de la madrugada tras el recuento de los votos por correo, que se prolongó durante tres horas. Las medidas de la comisión también incluyen que la actual junta de gobierno del ICAM continúe su trabajo en funciones y que los aspirantes puedan presentar alegaciones y aporten hechos sobre las reclamaciones efectuadas hasta las dos de la tarde del viernes 21 de diciembre. Los cinco integrantes de la comisión se han comprometido a custodiar las actas y papeletas electorales en la caja fuerte del colegio y a remitir copia de la denuncia presentada en el Juzgado de Instrucción número 15 de plaza de Castilla ante los graves hechos ocurridos al cierre de las urnas, sobre las ocho de la noche de ayer.

A esa hora se produjo un altercado que acabó con empujones, insultos y la intervención de la policía nacional. Todo se inició cuando acudieron al Palacio de Congresos dos personas de la candidatura de Gumpert e intentaron llevarse cuatro ordenadores personales. Algunos letrados empujaron a estas dos personas y les obligaron a que permanecieran en la sala hasta que llegara la policía. Hubo insultos (algunos de tono racista), empujones y más de un grito para que nadie abandonara la sala. Llevaron a esos dos hombres a una parte de la sala hacia los ventanales que dan a la calle. Se vivieron muchos momentos de tensión ya que algunos intentaron incluso pegarles. Muchos utilizaron sus teléfonos móviles para grabar el momento.

Al poco llegó la policía y retuvo a esas dos personas, a las que identificó por si fuera necesaria su intervención en algún proceso judicial. A partir de ahí, empezó el trabajo en los despachos. Todos los cabeza de lista pidieron la intervención inmediata de la junta electoral. Acusaban a Gumpert y a su equipo de cruzar los datos facilitados por los interventores que tenían en las ocho mesas electorales con el censo de colegiados (64.569 abogados). A partir de ahí, también les imputan que les llamaran por teléfono y les ofrecieran hasta pagarles el taxi si acudían al Palacio de Congresos a votar. Alguna candidatura llegó incluso a mantener que les habían ofrecido un puesto de trabajo por su voto. Todo ello fue negado por Sonia Gumpert y su equipo. “Si se creen que tenemos poder para todo eso, es no que no saben en qué mundo viven. ¿Se puede influir en gente con carrera y estudios como un abogado?”, señalaron integrantes de su equipo.

Todos los candidatos intervinieron la noche de ayer ante la junta electoral por un periodo de cerca de dos horas, mientras la policía se llevaba requisados los cuatro ordenadores causantes de la disputa. La tensión en los pasillos no paró. Unos se acusaban de haber amañado las elecciones para intentar ganar lo que habían perdido en las urnas, mientras otros hablaban de manipulación y de comprar votos.

En las elecciones participaron 7.746 abogados ejercientes, cuyo voto vale doble, y 1.252 no ejercientes, repartidos en las ocho mesas electorales. El recuento duró hasta casi las doce de la noche y no se facilitó ningún dato de manera oficial. Fuentes de la candidatura de Gumpert mantuvieron que había conseguido el doble de votos que el número dos, pero el ICAM no quiso dar los datos hasta conocer la decisión definitiva de la comisión electoral, que se retrasará como mínimo hasta el próximo lunes. La comisión asegura en el acta que su deber es velar por “un proceso electoral limpio y democrático basado en los principios de publicidad, transparencia, democracia, corrección y decoro”.

La candidata Sonia Gumpert calificó de “auténtica vergüenza” la decisión de la comisión electoral. “Confiaba en que se fijarán en los resultados y resolvieran sobre la base de las pruebas presentadas, que son ninguna. El resultado de las urnas es lo único que importa y los abogados han dicho que quieren un cambio en el colegio”, remarcó con cierto enfado mezclado con decepción.

La comisión electoral también pedirá al Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid, que recibió la denuncia, que él mismo abra un proceso “para acceder a la mayor brevedad al contenido de los ordenadores y demás dispositivos electrónicos depositados en el Juzgado y ponerlo en conocimiento de la comisión”, según consta en el acta.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50