Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde hecho a sí mismo

Jesús Gómez Ruiz, el regidor de Leganés, se ha ido deshaciendo de los compañeros del PP que le podrían haber hecho sombra

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez Ruiz.
El alcalde de Leganés, Jesús Gómez Ruiz.

Una persona culta que siempre tiene una cita de los clásicos griegos en la boca. Pero a la vez, una persona huraña y que piensa que una constipación se cierne sobre su cabeza. Este es Jesús Gómez (PP), el alcalde de Leganés, que en los últimos días se ha dado a conocer por su oposición a que una empresa de Miguel Ángel Flores, el promotor de la fiesta de Halloween en la que fallecieron cuatro jóvenes en el Madrid Arena, organice una macrofiesta en La Cubierta de Leganés. Acusó a la empresa concesionaria de la plaza de perjudicar al municipio.

Jesús Gómez es un político con muchos contactos en el PP regional, y que cuenta con el apoyo incondicional de la expresidenta regional Esperanza Aguirre. En el Ayuntamiento de Leganés nada se mueve sin su consentimiento. Es poco amigo de repartir el poder, poco a poco ha acabado con los miembros de su equipo que le han podido hacer sombra. O simplemente los que le han criticado, o los que le han advertido de una posible equivocación.

Dolores Montoro, exconcejal de Asuntos Sociales, recuerda un caso que considera un ejemplo que puede definir a Jesús Gómez: “José Luis Salazar era un concejal del PP que procedía de UCD. Él creía que podía estar pasando información los periodistas locales. Y le organizó una cacería para demostrar que era un chivato y que no se podía confiar en él. Fue muy injusto y yo lo sé porque participé”, explica esta exedil, médico de profesión. “Éramos cuatro en el Grupo Municipal del PP, y difundimos una mentira, que todos sabíamos que lo era. Todos excepto José Luis Salazar. Varios días después apareció la noticia en un medio local. Y eso se interpretó como señal inequívoca de que Salazar había difundido la noticia. Pero es evidente que también pudo ser cualquiera de los que sabía que era mentira. Pero de esta forma inculpaban a Salazar. y este hombre todavía hoy asegura que él no fue quien filtró nada”, explica Montoro.

Fontanero, economista y alcalde

T.C.

Jesús Gómez Ruiz, nació el 6 de marzo de 1967 en Madrid. Economista de profesión, también es articulista en prensa. Fue asesor de la expresidenta regional Esperanza Aguirre antes de ser candidato del PP en Leganés. Antes de acabar la carrera universitaria, llegó a ejercer de fontanero.

Pero la propia Montoro sostiene que Jesús Gómez es tímido, tierno y despistado. “Y eso genera un atractivo, pues parece que necesita protección, por lo que gusta ser su amigo. Pero la realidad es que el ambiente en el Ayuntamiento es muy espeso. La personalidad del alcalde mezcla el narcisismo, con una idea de que todo el mundo quiere derrocarle”. Este es uno de los motivos, según la exconcejal, por el cual acabó con casi todos los integrantes del colectivo de la anterior dirigente del PP de Leganés, Guadalupe Bragado. Pero no solo con los anteriores, sino con quien era su número dos: Eduardo Jiménez. En los plenos se lucía y hablaba mejor que Gómez, según cuentan en el PP municipal. Le quitó la portavocía y la liberación. Al final acabó en otro Ayuntamiento.

Poco amigo de las reuniones, un colaborador recuerda que en una ocasión llegó a abandonar una al grito de: “Ahí os quedáis pirañas, mataos unos a otros”.

Jesús Gómez, que además de economista ha trabajado de periodista, es autor de numerosos artículos de tono neoliberal. También ha sido fontanero, oficio que desempeñó mientras estudiaba economía en la Universidad Complutense. Un hombre hecho a sí mismo.

Tras su victoria electoral en la última campaña, una de las primeras cosas que hizo el Ayuntamiento de Jesús Gómez fue desmantelar Legacom, una empresa municipal que según Gómez era parte de la propaganda del PSOE, partido que gobernó durante muchos años Leganés. Dos de los despedidos, acudieron a la justicia y pidieron la nulidad de los despidos al considerar que se habían vulnerado “los derechos fundamentales en lo que se refiere a libertad ideológica y política”. Ambos habían sido contratados en mandatos anteriores (con Gobiernos del PSOE) y consideraron que, al llegar el PP a la alcaldía, se les despidió por tener “una ideología distinta” a la del nuevo Gobierno. El Juzgado de lo Social número 38 de Madrid determinó que la militancia política de los actores —uno en el PSOE y otro en CC OO— era la causa del despido y que la intención era desprenderse de unos trabajadores en los que no tenía confianza, con vulneración del artículo 14 de la Constitución, por lo que el juez declaró nulos los dos despidos. El Ayuntamiento ha recurrido el fallo.

Entre los funcionarios, nadie quiere hablar de forma pública. Todos temen ser considerados “socialistas”. Y eso podría acabar con su salida del Consistorio. "Nosotros le llamamos el Emperador, de ordeno y mando", explica un trabajador, que solicita el anonimato.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram