Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciscar y Castellano ganan peso con la vista puesta en el PP

El malestar se acumula en el grupo parlamentario popular en las Cortes

Serafín Castellano.
Serafín Castellano.

José Ciscar es uno de los miembros del Consell que en menos tiempo ha acumulado más competencias en toda la historia del autogobierno valenciano. En la remodelación anunciada ayer, a su cargo de vicepresidente de la Generalitat y consejero de Presidencia, sumó las competencias de la extinta Consejería de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua, cartera que hasta ahora había desempeñado Maritina Hernández. Hasta que tomen posesión de sus cargos los nuevos consejeros, previsiblemente el lunes, seguirá siendo responsable de Hacienda y Administración Pública, cuyas funciones asumió hace una semana, tras la dimisión de José Manuel Vela.

Ciscar es, sin duda, el hombre fuerte del equipo de Alberto Fabra. Y no sólo en el Consell. El vicepresidente es presidente provincial del PP de Alicante, un territorio en el que maniobra para consolidar el control del líder del PP regional haciendo frente a algunas resistencias. La falta de peso orgánico de Fabra cuando sucedió a Camps, designado por Mariano Rajoy en julio de 2011, suscita reticencias en Alicante, pero sobre todo en Valencia, donde Alfonso Rus, presidente de la Diputación, se ha atrincherado al frente de la dirección provincial. Ahí es donde libra fundamentalmente la batalla interna el secretario regional del PP, Serafín Castellano, veterano de todas las corrientes y sectores.

Castellano, el más antiguo, con diferencia, de los miembros del Consell, —ya que ha formado parte de los Gobiernos autonómicos ininterrumpidamente desde la época de Eduardo Zaplana—, añade ahora las competencias de Justicia, que tenía el departamento de Jorge Cabré, a las suyas de Gobernación. Con ello, vuelve a encabezar un departamento con la estructura que tenía cuando lo dirigió en sus mejores tiempos. Sale, pues, reforzado también de la crisis.

“No les habrá hecho gracia a algunos”, dijo Fabra de los relevados

La convivencia de dos personalidades fuertes en el mismo Gabinete generará tensiones es algo que no se puede predecir. Aunque parece probable dado el enfrentamiento soterrado que ambos han evidenciado ya, tanto en el terreno político como en el institucional. El problema es que Fabra los necesita a los dos.

También en el Grupo Popular en las Cortes Valencianas tiene efectos la remodelación del Consell. Maritina Hernández es la única de los consejeros relevados que se incorporará al mismo, dado que ni José Manuel Vela, ni Lola Johnson, ni Luis Rosado, ni Jorge Cabré eran diputados.

Maritina Hernández es la única diputada de los consejeros que se van

Fabra, que elogió la dedicación y el esfuerzo de los destituidos, no pudo evitar reconocer, al explicar la remodelación: “No les habrá hecho mucha gracia a algunos”. Ni a ellos, ni a la mayoría de los diputados autonómicos de un grupo plagado de imputados (9) por casos de corrupción y de personas, como la exconsejera Trinidad Miró, la nueva diputada Elisa Díaz, hija del imputado Luis Díaz Alperi, o el propio Francisco Camps.

El portavoz parlamentario del PP, Jorge Bellver, dijo que el nuevo Consell “es el que necesitan los valencianos” y que “marca el inicio de una nueva etapa”. Bellver repitió casi textualmente los argumentos que había dado Fabra al afirmar que el nuevo Gobierno da “mayor relevancia a la agricultura y el turismo”.

La intención de ambos es amortiguar los efectos de la decisión en los sectores afectados, ante la evidencia de que Agricultura ha perdido el rango de consejería —el presidente de la mayoritaria Asociación Valenciana de Agricultores, Cristóbal Aguado, es estrecho colaborador del PP— y de Turismo, que pierde rango y se integra en la macroconsejería de Economía, Industria, Empleo y Turismo, como ocurría en tiempos del socialista Joan Lerma.

Camps fue el presidente que potenció Agricultura y le otorgó mayor rango a Turismo. Ahora en los escaños del PP habrá dos exconsejeras de Turismo y una exconsejera de Agricultura y ninguna consejería de esas materias.