Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez mantiene la imputación a Orozco tras seis horas de interrogatorio

El alcalde de Lugo, que pedirá el archivo de la causa, sale en libertad sin fianza ni medidas cautelares

En libertad sin fianza, y sin medidas cautelares, aunque siguen en pie las imputaciones por cohecho y tráfico de influencias al alcalde de Lugo, el socialista Xosé López Orozco, luego de casi seis horas de declaración ante la juez Pilar de Lara, instructora del caso Pokémon que investiga una supuesta trama de sobornos a cargos públicos municipales en Galicia. A las cinco y veinte entraba Orozco al despacho de la juez De Lara y hasta pasadas las once de la noche no concluía el interrogatorio al que le sometió la juez.

Tras prestar declaración, ante la puerta del Palacio de Justicia, Orozco no quiso dar detalles de los asuntos por los que fue interrogado apelando al secreto de sumario. “Os dije que aquella fuerza interior que tenía estos días, hoy me ha salido redoblada", afirmó dirigiéndose a la nube de periodistas que le aguardaba. "Dejé claro muchas posiciones que espero que sean estudiadas y tenidas en cuenta por la señora juez y se tome una determinación sobre mí, que el alcalde de Lugo es inocente. Es lo que espero y deseo”.

Orozco incluso presumió de haber sido “valiente” por no ceder a las presiones para que dimitiese de su socio de gobierno, el BNG, que ha decidido romper la coalición con los socialistas en el Ayuntamiento lucense. "Triste favor le haría yo a la ciudad si hubiera dimitido”, manifestó delante de buena parte del grupo municipal socialista, que a lo largo de la tarde y noche aguardaba con impaciencia y con cierto temor la salida del alcalde. También arroparon a Orozco dos miembros de la ejecutiva del PSdeG, Margarita Herráez y Luis Edrosa.

El abogado del alcalde, Gregorio Arroyo, ya anunciaba que para la próxima semana pedirá el “sobreseimiento” de la causa una vez que el alcalde hubiese “desmentido una por una todas las supuestas acusaciones por cohecho y tráfico de influencias” en su declaración ante la juez.

“Siento que esa losa que algunos pusieron encima de mí hoy se ha disipado, porque, después de  poder contestar con la verdad a todo lo que se me ha preguntado, me quedo a gusto y aliviado, muy aliviado”, intercaló el propio Orozco. El alcalde se quejó de algunas informaciones publicadas en los medios en los últimos días. "No se puede darle patadas a un alcalde como se le dieron. Sois profesionales, pero las fuentes de información no son a veces fidedignas”, aleccionó a los periodistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información