Todo el sector sanitario censura el plan privatizador de Ignacio González

Las organizaciones de médicos aparcan sus diferencias y rechazan al unísono las medidas Los sindicatos sanitarios anuncian hoy una huelga para finales de mes

Una de las protestas contra el desmantelamiento de La Princesa.
Una de las protestas contra el desmantelamiento de La Princesa.ÁLVARO GARCÍA

La unanimidad no es una cualidad que pueda aplicarse muy a menudo al sector sanitario. Los médicos tienen preocupaciones que no suelen coincidir con las de los enfermeros, por ejemplo. Igual que tampoco suelen encajar las demandas de los sindicatos de clase con las de los profesionales.

Más información
Ya hay 20 hospitales ‘encerrados’
La ‘marea blanca’ eclipsa la huelga
Contra el desmantelamiento de La Princesa. Firmado, Botella
El bastión de la ‘marea blanca’
Los médicos convocan una huelga indefinida para finales de mes
La privatización sanitaria desata las protestas en los hospitales
González dibuja un nuevo mapa sanitario
Madrid privatiza aún más la sanidad

Si se suma una institución poco dada a la confrontación con el Gobierno regional como el Colegio de Médicos y una asociación de nuevo cuño creada precisamente porque sus asociados no se sentían representados por nadie, la concordia parece inasequible. Y sin embargo, las medidas anunciadas por el Gobierno regional para la sanidad madrileña han conseguido algo inaudito: ponerlos a todos de acuerdo.

Todos contra el llamado Plan de Garantías de Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público: “Las medidas anunciadas carecen de una evaluación solvente, de carácter estratégico y ponen en peligro la calidad de la atención a los ciudadanos y las expectativas profesionales del conjunto de las profesiones sanitarias”, firman, en un comunicado conjunto, organizaciones como el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem), los sindicatos de médicos Amyts y Sime, las sociedades científicas de medicina de familia Somamfyc y Semg Madrid y las de pediatría Ampap y Spmycm, y la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem).

Pese a la trascendencia de esa posición común, la reprobación pública del plan regional, que incluye privatizar la gestión de seis hospitales construidos en 2008, reconvertir otros dos (La Princesa y Carlos III) y externalizar la gestión del 10% de los centros de salud, no será el mayor de los problemas del presidente, Ignacio González. Afem, que ha reunido a cerca de 900 asociados en apenas cuatro meses de existencia, convocó ayer oficialmente una huelga indefinida de médicos a partir del 26 de noviembre. Pararán de lunes a jueves, semana tras semana. Su objetivo es la retirada del plan. “Creemos que la situación es tan dramática que es preciso hacer uso de la suprema forma de protesta en un sistema democrático, la huelga”, asegura su presidente, Pedro González.

Lasquetty no aclara en la Asamblea el futuro del hospital de La Princesa

Los 17.000 médicos de la red pública suponen un segmento decisivo, pero reducido, de los 75.000 trabajadores del Servicio Madrileño de Salud. Hoy los seis sindicatos presentes en la mesa sectorial de sanidad tienen previsto anunciar que también ellos, de forma conjunta, convocan una huelga, según dos fuentes consultadas por este diario. En su caso, no será indefinida, pero coincidirá en “algunos días”, según una de las fuentes, con la de Afem. Los seis sindicatos convocantes son SATSE (enfermería), CCOO, AMYTS (médicos), CSIT-UP, UGT, Y USAE (auxiliares de enfermería). Hoy explican sus motivos en rueda de prensa.

Las turbulencias que atraviesa la sanidad madrileña, con encierros en 20 hospitales, concentraciones y protestas diarias, llegaron ayer al pleno de la Asamblea de Madrid. Los sanitarios esperaban con expectación las explicaciones del consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, sobre las privatizaciones y el futuro de hospitales como La Princesa, símbolo de la lucha contra el plan del Gobierno regional.

El consejero, para sorpresa de muchos, no refrendó en público lo que sus altos cargos aseguraron en una reunión con representantes de este hospital hace apenas dos días. Se limitó a decir algo que ya se sabe, que La Princesa “no se cierra”, y que “no se desmantela” sino que “se especializará y seguirá siendo universitario y de investigación”. Sus altos cargos se comprometieron frente a siete jefes de servicio del centro a que mantendrá su carácter general, las urgencias y la población de referencia, algo que, según todos los expertos consultados por este diario, es lo único que puede garantizar su supervivencia como hospital de alto nivel.

Lasquetty también respondió a preguntas de la oposición sobre la privatización de la gestión de seis hospitales. Los diputados le pidieron estudios que demuestren la mayor eficiencia de la gestión privada. El consejero señaló que es “normal” que algunas concesionarias de los hospitales de gestión semiprivada, “hayan interpuesto recursos contenciosos” reclamando más dinero a la Administración y volvió a defender el modelo de concesiones porque ofrece “mayor calidad al menor precio posible”, pero sin aportar análisis independientes que lo apoyen.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS