Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un decálogo pretende ‘atar’ a los políticos con la Cultura

El Cercle de Cultura lanza la 'Declaració de Catalunya per la Cultura', que tacha de "líneas rojas"

Favorecer la reducción de las tasas fiscales en acciones conjuntas de los partidos políticos catalanes en Madrid; marcar un listado intocable de servicios culturales públicos para cualquier gobierno catalán o definir un nuevo modelo de financiación para el sector. Estos son algunos de los puntos que conforman el decálogo Declaración de Cataluña por la Cultura, que lanzó ayer el Cercle de Cultura y que, con el apoyo ya de una decena de asociaciones profesionales del sector, pretende que se adhieran a él el próximo día 23 todos los partidos políticos “y, de manera explícita, sus cabezas de lista”.

 El texto promovido por la filial del Cercle d’Economia creada en 2010 que lideran Pere Vicens, Imma Tubella y Xavier Bru de Sala es ofrecido como “acuerdo marco” entre los partidos y los sectores de la cultura y pide, entre otras medidas y ante “la situació actual de extrema gravedad en que se halla el sector”, que se encargue al CoNCA la función de “observatorio catalán de la cultura y sus industrias”.

Quizá para conseguir un apoyo muy transversal, el documento —“las lineas rojas de la cultura en Cataluña”— también propone en unos máximos muy laxos y genéricos que se fije “una programación cultural densa e identificable” en los medios de comunicación públicos “dentro de las posibilidades actuales” , así como que se “promueva y facilite” la exportación de contenidos culturales fuera de Cataluña.