Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gestión de Mena deja sin renta mínima a casi 9.000 familias

El consejero de Empresa reduce de 32.000 a 23.240 los beneficiarios de la ayuda en 14 meses

La Generalitat asegura los cobros hasta final de 2012

Los consejeros Francesc Xavier Mena, a la izquierda, y Josep Lluís Cleries, en su comparecencia en la Diputación permanente del Parlament.
Los consejeros Francesc Xavier Mena, a la izquierda, y Josep Lluís Cleries, en su comparecencia en la Diputación permanente del Parlament.

Los beneficiarios de la Renta Mínima de Inserción (RMI) no dejan de bajar cada mes. Si en agosto de 2011 había más de 32.000 expedientes activos de beneficiarios —cada expediente beneficia a una media de 2,5 personas— de esta prestación de último recurso de 420 euros al mes, el año se cerró con 24.765 carpetas y actualmente la cifra se ha reducido hasta las 23.240, aunque el objetivo de la Generalitat era llegar a los 18.000. Y ello en un momento en que no deja de aumentar la población en situación de pobreza por la crisis, que ha dejado a una de cada cinco personas y al 25% de menores en riesgo de exclusión social.

Las cifras sobre la RMI las ha ofreció este martes el consejero de Empresa y Ocupación, Francesc Xavier Mena, que junto al titular de Bienestar Social, Josep Lluís Cleries, han comparecido en el Parlament de Cataluña para explicar la actual situación de los fondos con los que cuenta la RMI. Algunas versiones apuntaban que de los 100 millones de euros que recogen los presupuestos catalanes, ya se habían gastado 98,5 a finales de septiembre. Mena ha negado rotundamente que la RMI haya agotado la partida. “El programa tiene recursos suficientes”, ha aseverado el consejero, quien ha acusado a la oposición de “irresponsable” por generar inquietud entre los receptores.

Ante la Diputación Permanente del Parlament —órgano de guardia mientras la Cámara catalana está disuelta por las elecciones— y a petición del PSC, ERC e ICV, y con el apoyo del PP, Mena ha repetido que la dotación de la RMI es de 130 millones de euros. En los presupuestos solo constan 100 millones, pero el consejero ha asegurado que existe otra partida de 30 millones destinada al programa. Otras fuentes de la Generalitat apuntan que se trata de una dotación en su origen destinada a políticas de ocupación para beneficiarios de la RMI. Esto significaría que Empresa ha tenido que echar mano de los fondos para generar empleo para pagar prestaciones de carácter social. El Departamento de Empresa ha negado este extremo, pero no ha aclarado de dónde salen los 30 millones adicionales.

Mena también ha vuelto a dejar insatisfecha a la oposición por la retahíla de preguntas sin contestar pese a sus dos horas de comparecencia. El consejero de Empresa empezó su exposición prometiendo “rigor y transparencia” y ofreció cifras sobre la revisión a la que ha sometido CiU al programa de la RMI, endureciendo las condiciones de acceso.

La oposición carga contra la gestión de Mena

Con su característico tono condescendiente, Mena explicó que actualmente hay 23.240 expedientes activos, que corresponden a un núcleo familiar. Traducido en personas, hay 62.184 beneficiarios de esta ayuda, lo que significa una caída del 43,6% respecto a los 110.000 de agosto de 2011, cuando Mena revisó el modelo de cobro de la ayuda. Durante este 2012 se han incorporado al programa 7.676 expedientes nuevos, mientras que durante este mismo periodo se han producido 8.624 bajas, el 30% de las cuales porque han encontrado empleo.

Pero Mena no ha respondido a muchas cuestiones, a pesar de la insistencia de los partidos de izquierda. No ha revelado cuántas personas han solicitado la ayuda y todavía no se les ha evaluado. Tampoco cuántas personas que tienen aprobado el expediente no han empezado aún a cobrar. Asimismo, tampoco ha detallado el motivo de las bajas actuales.

Por su parte, Cleries, se ha querido distanciar de toda la polémica y en una corta intervención de apenas un par de minutos ha decidido esquivar toda responsabilidad en cuanto a la RMI, asegurando que la gestión depende del Departamento de Empresa. “Ustedes me piden que dé explicaciones de un programa que no es de mi competencia”, ha zanjado. La oposición ha afeado a Cleries esta actitud.

Los partidos de izquierda han criticado duramente la actitud de Mena. La diputada socialista Eva Granados le ha acusado de causar un “colapso enorme”. “Tiene montones de expedientes por evaluar”, que a falta de cifra oficial, Granados eleva a 10.000. El líder de ICV, Joan Herrera, ha acusado al Gobierno catalán de “insensibilidad social”. “Son fríos ante el sufrimiento”, ha añadido. Por su parte, Joan Puigcercós (ERC) ha echado en cara a Mena su “experiencia en escabullirse” de los problemas de la RMI y le ha recordado que en agosto, en pleno embrollo, tardó tres semanas en dar explicaciones.

Esta no es la primera vez que ambos consejeros comparecen en el Parlament por su gestión de la renta mínima. Ya lo hicieron en agosto de 2011 tras causar una auténtica crisis social con la revisión de la ayudas.