Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat desdeña la carta de Reding sobre la independencia de Cataluña

Homs: la UE "no tiene posición definida" sobre si una Cataluña independiente quedaría fuera

Duran reconoce que cualquier miembro de la UE puede vetar a Cataluña

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, durante la reunión del Gobierno catalán.
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, durante la reunión del Gobierno catalán. ANDREU DALMAU

El Gobierno catalán ha desdeñado hoy la carta de la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, en la que se alinea con las tesis del Gobierno central en el sentido de que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea. El portavoz del Gobierno de Convergència i Unió, Francesc Homs, ha asegurado que en el seno de la Comisión hay "posiciones de todo tipo" y que la carta de la comisaria se contradice con otras opiniones.

Según Homs, en la UE "no hay una posición clara y definida porque no hay nada planteado formalmente por parte de Cataluña". Ha recordado que la Generalitat no ha pedido hasta ahora un pronunciamiento explícito de las autoridades comunitarias. "Ahora en lo que estamos es en una convocatoria de elecciones. Es razonable que las instituciones europeas no se pronuncien si no hay nada planteado".

Al mismo tiempo, el portavoz de la Generalitat ha recordado que el comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, aseguró la semana pasada que no se puede afirmar categóricamente que la independencia de Cataluña implicaría su automática exclusión de la UE.

Esta eventual exclusión es un argumento de mucho peso para Convergència i Unió, que basa sus argumentos a favor de la independencia en el hecho de que la salida de España no comporte quedarse fuera de la Unión Europea.

Aprovechando la polémica, Homs ha recordado que la Unión Europea ha pedido al Gobierno que respete las lenguas minoritarias, algo que, en su opinión, no está haciendo con el catalán.

Por otra parte, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni  Duran Lleida, ha admitido hoy que Cataluña no tiene garantizada su entrada en la UE si se convierte en Estado propio, porque cualquier miembro de la Unión, no solo España, puede vetar su entrada.

"El veto existe en la UE, no puedo negarlo. No puedo engañar a la gente", ha señalado Duran en declaraciones a los periodistas en el Congreso al ser preguntado por una información que publica hoy el diario EL PAÍS según la cual la comisaria de Justicia, Viviane Reding, advierte de que Cataluña no podría independizarse de forma unilateral y seguir en la Unión Europea.

Los tratados europeos "son los que son" y para cambiarlos es necesaria la unanimidad, ha admitido el portavoz de CiU, quien, por otra parte, ha insistido en que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y su partido no defienden la independencia ni utilizan ese término, sino que hablan de "Estado propio". Tampoco en el programa electoral de Convergència i Unió se habla "nunca" de Estado independiente, sino de Estado propio, ha añadido Duran.

El portavoz de CiU ha señalado, en cualquier caso, que el Gobierno de España y el "que salga" en Cataluña tras las elecciones del 25 de noviembre, que espera presida de nuevo Artur Mas, "deben sentarse en la mesa a dialogar" sobre estas cuestiones.

Por otro lado, Duran ha señalado que no tiene por qué considerar la sugerencia que le ha hecho la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de que dimita de su cargo de presidente de la Comisión de Exteriores en el Congreso, a la vista de las declaraciones que hizo este fin de semana en las que dijo que había que "rescatar a Cataluña de España". Cospedal no tuvo "nada que ver" con su elección para presidir esta comisión, y solo lo consideraría si se lo pidiera el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o el portavoz del PP, Alfonso Alonso, porque es consciente de que fueron los votos mayoritarios del PP los que le otorgaron este cargo. En cualquier caso, ha explicado que él es "confederalista" y por eso sus ideas no son incompatibles con su cargo como presidente de la Comisión de Exteriores. Además, ha asegurado que no se aferra a este cargo "ni a ningún otro" y ha subrayado que no piensa "sacrificar" sus ideas ni por ese cargo ni por ninguno, y ha considerado que Cospedal debería dejar de "estirar" sus pronunciamientos como acostumbra.

Más información