Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proyecto valiente en tiempos oscuros

Andrés Salado capitanea Opus 23, una orquesta profesional integrada por jóvenes

Esta noche se estrena esta noche en el Auditorio

Orquesta Opus 23. Ampliar foto
Orquesta Opus 23.

En esta época en la que los teatros de ópera y las orquestas ven como las tijeras se acercan peligrosamente al foso y al escenario, parece una locura pensar en la fundación de una orquesta. Pero como dice Andrés Salado, el director de la orquesta Opus 23, que se estrena esta noche en el Auditorio Nacional, “en estas épocas de crisis en las que se ha hecho tanto daño a la cultura —que es la seña de identidad de un pueblo—, es el momento para que la gente joven apueste de verdad por proyectos como este”.

Son 40 músicos, y sus edades se mueven entre los 18 –la edad del concertino- y los 30. Pero no es una orquesta joven en el sentido de una herramienta pura y dura de formación para músicos, sino “una orquesta profesional integrada por jóvenes”. La mayoría de los integrantes están estudiando fuera o haciendo posgrados, en grandes capitales musicales como Freiburg, Londres o Salzburgo. “Los cuatro pilares de Opus 23 son la juventud, el talento, la amistad –somos un grupo de amigos músicos que se han conocido en las orquestas jóvenes o los conservatorios- y la proyección”, explica el director.

La iniciativa surgió hace unos meses, cuando la asociación sin ánimo de lucro A+Música, integrada por melómanos, quiso fundar una orquesta para hacer hincapié en la música española y ponerla en contexto comparándola con la música que hacían los grandes maestros en el resto de Europa. En este ciclo de cuatro conciertos en el Auditorio Nacional –en el que colaboran con el Coro Talía-, se cruzan obras de Garay, Mozart, Falla, Wagner o Barbieri. “Hay música española que funciona muy bien y no se conoce. No queremos mostrar que la música española es mejor que las demás, sino darla a conocer”, explica Salado. Para completar la formación del público, antes de cada concierto se dan conferencias para poner en contexto las obras y relacionar las tendencias musicales de la época con otras corrientes artísticas.

Orquesta Opus 23.

  • ¿Cuándo? Esta noche a las 19.30
  • ¿Dónde? En el Auditorio Nacional (Príncipe de Vergara).
  • Precio: de 13 a 40 euros.

Opus 23 no es una orquesta madrileña: aunque su centro de operaciones está en Madrid, integra a jóvenes que vienen de todas partes de Europa, desde Badajoz a las capitales musicales alemanas, de Andalucía a Galicia. Al ser una orquesta que se define como profesional, tampoco es una orquesta en la que los músicos tocan por amor al arte: cada intérprete cobra por las actuaciones. “Aunque pierda clases, tocar en un proyecto innovador como este te aporta mucho, es una buena recompensa”, dice Juan Pedro Martínez, que a sus 26 años es el oboe solista de la orquesta, y que estudia en Freiburg un máster. “El ambiente es muy sano, todos hemos coincidido en jóvenes orquestas como la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (Jorcam) o la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde)”, explica. Lo secunda su compañera Blanca López, chelista de la orquesta, y que ha estudiado en Madrid, A Coruña y Ámsterdam. “Somos un grupo de gente muy buena y el público va a disfrutar esta tarde con nosotros. Muchos de nosotros nos dedicamos ahora a hacer trabajos temporales, pero nos merecemos una orquesta estable, poder trabajar como músicos en España. Los músicos españoles estamos infravalorados: en las audiciones aquí pasamos desapercibidos, mientras que fuera de nuestras fronteras destacamos”, concluye la chelista.

Como colofón, se proponen "revolucionar un barrio de Madrid". "En el Festival de Lucerna vi cómo se vivía el festival en cada esquina. Buscamos una sede, quizá un centro cívico en el que poder estar en contacto con el barrio, y proponerle a los ciudadanos clases de música para mayores, cursos de iniciación o incluso música para bebés", explica Andrés Salado.