Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP dice que con la independencia no podrían pagarse las pensiones

Sánchez-Camacho insta al PSC a “plantar cara a CiU” para evitar una mayoría absoluta el 25-N

El PP sigue con su particular cruzada contra la independencia de Cataluña. La presidenta regional del partido, Alicia Sánchez-Camacho, advirtió ayer de las consecuencias negativas que la secesión podría comportar. Para ello recordó que Cataluña es la comunidad con mayor número de pensionistas (1,6 millones) y remarcó que la separación de España “pondría en peligro” los ingresos destinados a las pensiones y las prestaciones para los más de 600.000 parados.

Según la líder del PP catalán, el año pasado fueron necesarios 1.100 millones de euros complementarios de la Seguridad Social para pagar las pensiones en Cataluña, ya que los gastos (19.541 millones) fueron superiores a los ingresos (18.445 millones). Por ese motivo, Camacho pidió “sensatez” al presidente de la Generalitat, Artur Mas, al considerar que una ruptura traería más paro.

La dirigente popular también apuntó que la única manera para preservar las pensiones es reactivar la economía y generar más empleo, algo que, según ella, “solo ha conseguido el PP”. Esta afirmación, sin embargo, contrasta con los datos más recientes: durante los 11 meses de Mariano Rajoy al frente del Gobierno el número de desempleados ha aumentado en casi 700.000.

 Siguiendo con la tónica habitual de los partidos antiindependentistas, Camacho exigió a Mas que dejase de “envolverse en la estelada” y que dijese la verdad. La presidenta del PP apuntó después en una entrevista a la cadena Cuatro que la independencia significaría el “aislamiento” de Cataluña y obligaría a mucha gente, que está preocupada y tiene miedo “a irse al exilio”. Para evitar que suceda, Camacho instó al PSC a “plantar cara a CiU” y a defender a los catalanes que quieren seguir siendo españoles. Su prioridad, dijo, es evitar que Mas consiga una mayoría absoluta “peligrosa” en las elecciones del 25 de noviembre.

Sánchez-Camacho también dedicó unas palabras al concejal del PP de Rubí, Jonatan Cobo Ortega, que el pasado martes colgó en Twitter una imagen de Artur Mas vestido de oficial nazi de las SS. La presidenta popular aseguró que fue “un grave error”, pero que no tomarán medidas disciplinarias. Tras la publicación del polémico tuit, Cobo lo borró y pidió disculpas, dando por zanjado el asunto. Para Camacho, no obstante, es mucho más “irresponsable que el presidente de la Generalitat llame franquista al Gobierno español actual, elegido democráticamente, y no pase nada”.

En esta misma línea, el portavoz parlamentario del PP, Enric Millo, denunció ayer la doble vara de medir y el trato preferente que, en su opinión, siempre recibe CiU. “Diga lo que diga Mas le reímos las gracias y, si nos roba, no pasa nada porque es catalán”, proclamó Millo en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio.