Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis obliga a la universidad a prescindir de 662 profesores este curso

La UPC y la UdG son las que más reducen su plantilla, con 222 y 128 docentes respectivamente

La crisis está haciendo estragos entre el profesorado. Los recortes presupuestarios de la Generalitat están atando de pies y manos a las universidades, que se ven en la necesidad de, a su vez, pasar las tijeras por el capítulo que más gasto genera: el personal. El curso universitario ha arrancado con 662 profesores menos respecto al pasado y con un total de 16.296 educadores. Ya en el curso pasado se produjo un recorte de 500 docentes.

Las universidades ven cómo sus cajas están cada vez más vacías. Desde 2009, la Generalitat ha dado un hachazo del 18,7% acumulado al presupuesto de las universidades catalanas, lo que les ha dejado sin 168 millones. Esto ha desbocado los números rojos de los campus, llegando a casos como el de la Politécnica de Cataluña (UPC), que arrastra un déficit acumulado de 98 millones. A ello se le suma el imperativo de la Generalitat para que las universidades reequilibren sus cuentas en 2014.

Esto ha llevado a las siete universidades públicas catalanas a aplicar sendos planes de ajuste, que incluyen la reducción de la plantilla, no cubriendo jubilaciones o no renovando contratos de docentes asociados.

Las universidades apuntan que la cifra de 662 profesores menos es provisional y reconocen que el balance a final de curso podría aumentar, ya que durante todo el año se puede contratar, o no, a los asociados (los más afectados por los recortes). De este total, una tercera parte pertenecía hasta ahora a la Politécnica. Este campus, el más ahogado por el déficit, ha prescindido este curso de 222 profesores, lo que representa un recorte del 6% de su plantilla.

Le sigue el campus de Girona (UdG), con 128 docentes menos. Pero en esta universidad los despidos tienen un impacto mayor, ya que supone rebajar un 11% la plantilla. En dos años, el ajuste ha afectado a 360 profesores. Teodor Jové, vicerrector de personal de la UdG, indica que los números de este curso son provisionales, ya que todavía se están contratando docentes para impartir los nuevos grados, como el de medicina, que este año se estrena en Girona.

En las dos universidades más grandes, Barcelona y Autónoma, los ajustes han sido más discretos y han afectado a 121 y 112 profesores, respectivamente. Lleida (UdL) cuenta con unos 60 docentes menos. El vicerrector de personal de la UdL, Carles Capdevila, asegura que desde 2008 se está haciendo un ajuste “continuo y no traumático”, y que han preferido mantener los contratos, pero con menos horas.

Las tijeras, en cambio, han pasado de largo de la Rovira i Virgili, que es la que ha dicho adiós a menos profesores (19). Fuentes del rectorado lo atribuyen al diseño del plan de ajuste, que ha permitido “salvar la plantilla, ahorrando de otras partidas”.

La Pompeu Fabra no concreta cifras y solo apunta que el personal “es prácticamente el mismo del año pasado”.