Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los antidisturbios, al rescate del director general de Telemadrid

Los trabajadores encierran en su despacho al directivo hasta que accede a reunirse con ellos

José Antonio Sánchez, director general de Telemadrid.
José Antonio Sánchez, director general de Telemadrid.

Seis furgonetas de agentes de la Unidad Intervención de la Policía (UIP) han acudido esta tarde en rescate del director general de Telemadrid, José Antonio Sánchez, después de que este, según varias fuentes sindicales, se negara a explicar a los trabajadores la decisión de que la unión temporal de empresas (UTE) formada por Deloitte y el despacho Cuatrecasas sea la encargada de realizar el estudio del expediente de regulación de empleo (ERE) que está previsto en la televisión pública autonómica. Según el comité de empresa, los representantes de los trabajadores han tratado de entablar una reunión con José Antonio Sánchez. "Consideramos que se ha vulnerado el convenio colectivo", ha asegurado la presidenta del comité, Teresa García. “El director general accedió a hablar conmigo, pero nosotros queríamos que en la reunión participara una persona de los tres sindicatos. Y se negó en rotundo", ha explicado.

Ese fue el momento en el que otros representantes sindicales, primero; y posteriormente otros muchos trabajadores (hasta 500 según las diferentes versiones) se congregaron en los pasillos en los que están ubicados los despachos de la dirección: "Le dijimos que hasta que no nos recibiera no nos íbamos a ir. Y ahí permanecimos en los pasillos, muchos de nosotros tumbados en el suelo sin impedir la salida de nadie", relata Teresa García.

Tras finalizar una asamblea, que se inició a las tres de la tarde, los empleados de la cadena acudieron de nueva a la puerta del despacho de José Antonio Sánchez, del que no salió hasta que fue escoltado por la policía. Y ahí comenzaron a lanzar las primeras consignas y cánticos: "Más negociación y menos manipulación", fue la frase mas coreada, según los sindicatos.

Hacia las 17.30 horas, seis furgonetas de los antidisturbios acudieron a la entrada principal de Telemadrid, pero los agentes no se bajaron. Solo lo hicieron cinco policías: "El jefe superior de policía, Alfonso Fernandez Díaz; el jefe de la Comisaría de Pozuelo de Alarcón; y otros tres inspectores. Todos ellos vestidos de paisano. Nos han metido en un despacho y nos han dicho que qué estaba pasando, que no podíamos hacer eso. Pero nosotros les dijimos que no nos íbamos, que intervinieron si lo creían oportuno porque no tenemos más que perder. Nos quieren destruir la vida después de 27 años de trabajo y no te dan ni la oportunidad de defenderte. Es una falta de responsabilidad", se lamenta la presidenta del comité.

Furgones policiales frente a Telemadrid, en un imagen de los trabajadores. ampliar foto
Furgones policiales frente a Telemadrid, en un imagen de los trabajadores.

En ese momento de máxima tensión, el jefe de la policía madrileña se entrevistó con el director general de Telemadrid, que entonces accedió a mantener mañana a las 12.30 una reunión con los representantes sindicales.

 “Cariz sorprendente”

La versión de la empresa coincide con la de los trabajadores en varios aspectos, como por ejemplo en la existencia de una oferta de diálogo por la mañana a la presidenta del comité. Difiere en que sostiene que hacia las 14 horas el director general sugirió, "incluso por escrito", que la reunión se llevara a cabo mañana, explica un portavoz de Telemadrid. "Pero tras la asamblea de los trabajadores, todo adquirió un cariz sorprendente: frente a la puerta del director general se llegaron a congregar hasta 200 personas que exigían una reunión, y le acusaban de no dar la cara, cuando había ofrecido ya un encuentro con los representantes de los trabajadores", explica la misma fuente. "La tensión fue aumentando, con insultos, gritos, cánticos, puñetazos y golpes en las puertas y en las paredes. El director general no pudo salir en todo el día del despacho. Aunque ellos han dicho que no le hubiera pasado nada, nadie sabe qué puede ocurrir con 200 personas aporreando e insultando”.

Ese fue el motivo, prosigue el portavoz, de que se llamara a la policía: "Tras llegar la policía los trabajadores se fueron, y los sindicatos dicen ahora que es surrealista que tenga que ser la policía la que obligue a la dirección a negociar, pero la propuesta de la reunión para mañana ya la conocían desde las dos de la tarde".

Para la dirección de Telemadrid, la protesta es "un absoluto montaje, con una actitud violenta y agresiva, porque, si no, no se llama a la policía: no nos gusta exagerar. Los sindicatos tienen ganas de hacer ruido mediático, y se prueba porque han salido en formación a la calle, donde les esperaba una cámara de La Sexta, a la que habían llamado ellos. Todo estaba perfectamente preparado", asegura el portavoz.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram