Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
robo de la droga en Cádiz

La investigación se estrecha sobre empleados de la Subdelegación del Gobierno y policías

La policía sospecha que el depósito de droga de Cádiz pudo ser abierto con una llave

Entrada pública del edificio donde se produjo el robo de droga en Cádiz.
Entrada pública del edificio donde se produjo el robo de droga en Cádiz.

La investigación sobre el robo de droga en el depósito oficial de estupefacientes de Cádiz se estrecha. Y parte de las sospechas recaen sobre funcionarios públicos o personal contratado en la Policía o el parque móvil de la Subdelegación del Gobierno, que compartía ubicación con el almacén de los alijos. Así lo han reconocido las autoridades y así lo cree también el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que ha revelado que las pesquisas dan por certera la sospecha de que las instalaciones fueron abiertas con llave. “A esas llaves tenían acceso muchas manos”, ha explicado el secretario provincial del SUP, Francisco Camacho.

Los ladrones, según confirmó el jefe superior de la Policía en Andalucía Occidental, Miguel Rodríguez Durán, conocían perfectamente el lugar. También sabían de las carencias de las medidas de seguridad. Las alarmas no funcionaron y las cámaras fueron desviadas. No había tampoco vigilantes encargados de custodiar esas instalaciones, a pesar del enorme valor de la mercancía guardada.

Los investigadores creen que los asaltantes no necesitaron ni saltar ningún patio ni abrir ningún butrón, como se apuntó el primer día en que se descubrió el robo. Simplemente entraron con llave, metieron la droga en un carrito de madera y lo escondieron en el maletero de un coche. Eso explicaría que las alarmas no se activasen y que no hubiese imágenes del interior del depósito en el momento del robo. La falta de vigilancia de esas instalaciones se demuestran en que la sustracción tardó más de 24 horas en detectarse.

El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, fue el primero en afinar que la investigación ha encontrado razones para sospechar de “personal cercano a la casa, gente familiarizada con el almacén”. Allí, además de guardarse la droga, también se aparcan los coches oficiales de la Subdelegación. Las pesquisas quieren aclarar si fueron autores materiales del robo o bien pudieron ayudar a otros delincuentes a entrar en el depósito y llevarse la droga.

El SUP también ve “bien encaminada” esa teoría, ya que sospecha de que en el almacén entraron con una llave. Lo demostraría el hecho de que la ventana, a la que se podía acceder desde un patio, no fue abierta desde dentro, como quisieron hacer parecer los ladrones, sino desde dentro. “Podía ser gente cercana a la Policía o al parque móvil”, dijo Francisco Camacho.

Diversas fuentes confirmaron que hay varios sospechosos identificados, cuyas detenciones se esperan practicar en las próximas horas, pero antes se quieren cerrar todos los flecos. La repercusión que ha tenido el robo, con intervenciones de los altos cargos del Gobierno central como la del secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ullosa, el bochorno que ha causado la precaria situación de seguridad de estas instalaciones y la reiteración de robos de droga en depósitos policiales están presionando a los responsables gaditanos para encontrar rápidamente a los culpables pero también a no errar el tiro.

El subdelegado del Gobierno gaditano, Javier de Torre, trató de echar balones fuera al culpar al anterior gobierno socialista de no haber reforzado la seguridad ni haber escogido un mejor lugar para almacenar la droga. El PSOE le recordó que ese depósito fue creado en la etapa de José María Aznar.