Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento estudia cambiar la gestión de la Bienal de Flamenco

La cita sevillana, con 70 espectáculos, ha tenido una ocupación media del 85%

Sara Baras en 'La Pepa', en la Bienal de Flamenco. Ampliar foto
Sara Baras en 'La Pepa', en la Bienal de Flamenco.

La Bienal de Flamenco de Sevilla, la cita más importante del género que se ha celebrado del 3 al 30 de septiembre en 10 espacios escénicos de la ciudad, ha tenido una media de ocupación del 85% y un balance artístico “muy satisfactorio”, apuntó ayer su directora, Rosalía Gómez.

Valoración que comparte la delegada de Cultura del Ayuntamiento, María del Mar Sánchez Estrella, ya que apuesta por la “continuidad” de Gómez al frente de la Bienal. “Todavía es pronto para decir nada, hay que reflexionar primero”, apuntó Gómez, cuyo contrato finaliza a finales de diciembre.

Entre las asignaturas pendientes de la cita está la necesidad de dotarla de una estructura jurídica propia, algo que han reivindicado todos los directores de la Bienal. “Este cambio lo tenemos que decidir entre todas las Administraciones que colaboramos, pero estoy dispuesta a empezar a preguntarles a partir del lunes”, afirmó la delegada. El Ayuntamiento de Sevilla es el organizador de la cita en la que colaboran la Junta de Andalucía y el Ministerio de Cultura y Deportes, entre otros.

Precisamente, el Ministerio de Cultura no ha consignado este año la subvención que, en ejercicios anteriores, destinaba a la Bienal de Flamenco. “No nos han retirado la subvención, sino que ha habido un cambio en el sistema. Ahora las ayudas no se concederán de antemano, sino que habrá que acudir en libre concurrencia para solicitarlas”, explicó Sánchez Estrella.

“Ha habido muchos espectáculos llenos, pero en los grandes espacios, como el nuevo teatro del Palacio de Congresos de Sevilla que ofreció 3.500 localidades o el Maestranza no se han llenado siempre”, explicó Gómez, quien ha programado 70 espectáculos en un mes —20 de ellos estrenos absolutos— con 1.300.000 euros, un 45% menos que en 2010. El recorte se ha paliado, en parte, con una bajada del caché de los artistas y con un cambio en las contrataciones. Algunos, como Sara Baras con La Pepa o los integrantes del espectáculo Los Evangelistas, han actuado a taquilla.

“Es cierto que se ha notado la falta de grandes nombres como Paco de Lucía, Miguel Poveda o Eva Yerbabuena, pero hemos contado con ballets de primer orden como los de María Pagés y Sara Baras, el Nacional y el Ballet Flamenco de Andalucía. Junto a voces sólidas como Pansequito, José de la Tomasa o El Pele han destacado otros más jóvenes como José Méndez o José Valencia, quien ha sido uno de los grandes protagonistas de esta Bienal”, apuntó la directora.