Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía, excepción audiovisual

Los rodajes, con películas como ‘Grupo 7’ o ‘The dictador’, dejaron en la comunidad 140 millones de euros en 2011 y emplearon a casi 11.000 personas

Mario Casas y Antonio de la Torre en una escena 'Grupo 7', en Sevilla. Ampliar foto
Mario Casas y Antonio de la Torre en una escena 'Grupo 7', en Sevilla.

No todo en el sector cultural pinta gris por los recortes. Pese a las dificultades económicas, Andalucía mantiene el tipo como plató para los rodajes de películas, series, anuncios televisivos, documentales o videos musicales. En 2011, los rodajes atendidos fueron 1.073, 43 menos que el pasado ejercicio, actividad que, según datos de Andalucía Film Commission, generó un impacto total en la economía andaluza de 140 millones de euros, dando empleo a prácticamente 11.000 trabajadores.

Por tipología, destacan los 295 programas de televisión y anuncios publicitarios que escogieron algún lugar de la comunidad como plató, lo que supone un aumento del 27,4% respecto a 2010. Les siguen los documentales (113), cortometrajes (96), videos corporativos (81), videos musicales (56), series de televisión (29) y TV movies (14). Pese a que estos datos confirman el atractivo de la comunidad como escenario, en 2011 los efectos de la crisis en la industria cinematográfica hicieron que el número de largometrajes descendiera más de la mitad respecto a 2010: 24 películas frente a las 59 del pasado año. Las productoras que han trabajado en Andalucía en 2011 proceden de 49 países y de todos los continentes, si bien el 87,88% son europeas.

Los anuncios y programas televisivos crecieron un 27% el año pasado

No obstante, Andalucía Film Commission estima que se han perdido un 26% de posibles rodajes por la inexistencia de incentivos fiscales frente a países como Francia, Gran Bretaña o Alemania que disponen de una agresiva política de captación de rodajes. “La exención fiscal para los rodajes existe en la mayoría de los países europeos. Una vez terminados los rodajes y demostrada la inversión directa, las productoras recuperan lo que hayan tenido que pagar en impuestos. Es algo que, desgraciadamente, no se da en España, aunque sí se aplica a otros sectores. Por ello estamos coordinando con el Ministerio de Educación y Cultura y con los directores de producción la forma de aplicarlo, revisando los modelos de distintos países”, explica Carlos Rosado, presidente de Andalucía Film Commission.

Que Mario Casas persiga delincuentes por la Sevilla previa a la Expo 92 en Grupo 7; que el excéntrico Sacha Baron Cohen escoja la capital andaluza para recrear un país árabe en El dictador o que Isabella Rossellini ruede en las Minas de Ríotinto (Huelva) un filme holandés (Het ZigzagKind), genera también otro impacto positivo, esta vez en el sector turístico.

“Hablamos de cultura, pero también de economía, porque existen estudios que demuestran que un 25% de los turistas que deciden visitar un lugar lo hacen porque lo han visto en el cine o en la televisión. Una película actúa como un folleto promocional que provoca una relación más intensa que un simple anuncio. Su impacto es mayor porque dura más y tiene una difusión viral”, señala Rosado.

La inexistencia de una ley de exención fiscal hace que se pierda mercado

Por ello, Andalucía Film Commission ha elaborado junto con Turismo Andaluz un proyecto denominado Gran ruta del cine por Andalucía que a través de su web ofrece al visitante un recorrido virtual por los lugares escogidos como escenarios de los más importantes filmes rodados en la comunidad.

“Permite recorrer Andalucía visitando los lugares de rodajes de más de 300 películas famosas filmadas en más de 10 localizaciones en cada provincia. Esa ruta acerca al viajero al rico patrimonio de Andalucía usado para la filmografía mundial. La selección se ha hecho por géneros como el western, aventuras, cine histórico, grandes directores o recorridos provinciales. Se trata de convertir al cinéfilo en turista y al turista en cinéfilo”, detalla Rosado, quien anuncia la adaptación de este servicio a las aplicaciones de los teléfonos móviles y el inminente uso de códigos QR.

Junto a esta ruta turística, Andalucía Film Commission sigue sumando municipios colaboradores en su Red de Ciudades de Cine, proyecto que ya conforman 114 localidades andaluzas, un 30% más que en 2010. “Esta red ha sido vital en el mantenimiento de la actividad. Son localidades que cuentan con una oficina que facilita cobertura y asistencia personalizada a las producciones audiovisuales”, señala Rosado, quien también es presidente de la Spain Film Commission, que organiza el próximo noviembre en Málaga la reunión anual de la European Film Commission, en la que el tema a debate será el cine como herramienta de promoción turística.