El PSOE de Ourense vuelve a dividirse por la elección del nuevo alcalde

Los partidarios de Francisco Rodríguez le arroparán hoy en el pleno de su despedida Marga Martín asumirá la alcaldía de forma interina

El concejal de Ourense Agustín Fernández antes de anunciar los nuevos nombramientos.
El concejal de Ourense Agustín Fernández antes de anunciar los nuevos nombramientos.NACHO GÓMEZ

Ourense lleva días envuelta en pasquines. Y también en una tensión tangible. La leyenda Todos con Paco (Francisco Rodríguez, el alcalde dimisionario imputado en la Operación Pokémon por los supuestos delitos de cohecho y prevaricación) cubre los muros de la ciudad y los de las redes sociales —incluidos los del propio regidor saliente— invitando a los ciudadanos a arroparlo. Ahora ya no contra el tratamiento judicial, sino contra su propio partido, la ejecutiva del PSdeG que junto con la federal lo presionó —una vez que salió en libertad bajo fianza y con cargos— hasta conseguir, con expediente de expulsión de militancia de por medio, que presentara la dimisión. Se resistió durante una semana con uñas y dientes.

Sin salida posible, Francisco Rodríguez abandonará este mediodía la alcaldía y el acta de concejal en un pleno que —en el caso de que los ourensanos le respondan como espera su entorno— se convertirá en un espectáculo.

El jueves, Rodríguez se despedía ya desde su Facebook mostrando ese talante de emotiva proximidad que lo ha caracterizado: “Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un te quiero, siempre habrá un amigo. Moitas gracias a todos de corazón”. Más de 200 amigos virtuales clicaron en el “me gusta”. Después, algunos más lo vitorearon como a un héroe a las puertas de un restaurante en el que celebraba una reunión con sus afines y en el que cargó solapadamente contra el líder del PSdeG y candidato a la Xunta, Pachi Vázquez.

La alcaldesa ejercerá de forma interina durante 10 días

El hijo del regidor ya avisó hace unos días también desde su Facebook: “Moriremos matando”. Los focos de toda España se centrarán hoy en la manifestación que se congregará en la Plaza Mayor, a las puertas del Consistorio ourensano, para respaldar al alcalde saliente imputado.

En la sesión plenaria, junto al regidor, devolverá también su acta el edil del BNG Fernando Varela, imputado en la misma causa por los supuestos delitos de cohecho y prevaricación. Los números dos y tres de la lista con la que el PSOE se presentó a las municipales, Marga Martín, concejal de Bienestar Social, y Agustín Fernández, de Seguridad y Hacienda, —ambos del sector afín a Rodríguez— serán designados primer y segundo tenientes de alcalde, como manda el reglamento. Martín ejercerá durante 10 días como alcaldesa en funciones, un mero trámite para evitar el vacío de poder en la institución local. Los ediles nacionalistas ocuparán ya asiento en los bancos de la oposición desde donde ya han anunciado que no podrán obstáculo a un nuevo gobierno socialista en minoría. Aseguran que mantendrán su postura de impedir un gobierno del PP en las corporaciones en las que este partido no tenga mayoría para gobernar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Finalizado el pleno, seguirán las tensiones. En esta ocasión las negociaciones para formar gobierno no serán entre dos organizaciones amigas (PSOE y BNG), sino entre dos facciones del mismo partido.

Los seguidores de Vázquez y Rodríguez se disputan la sucesión

El grupo de concejales que se ha mantenido fiel a la ejecutiva gallega en los congresos celebrados hasta el momento propondrá un candidato. Los ediles que han respalado al alcalde y secretario de la ejecutiva local de la ciudad, otro. Ambos sectores están abocados a llegar a un acuerdo en un plazo de 10 días: el que marca la ley para la convocatoria de un nuevo pleno para la proclamación del presidente de la corporación local. Si una de las partes no cediese gobernaría la lista más votada: el PP, que ganó al PSOE por menos de 1.000 papeletas y obtuvo el mismo número de concejales en las municipales de 2011.

La Operación Pokémon contra la corrupción que instruye la juez Pilar de Lara desde Lugo no solo ha puesto bajo sospecha la honradez de políticos y funcionarios de las tres principales formaciones. En el caso de Ourense ha destapado la crisis interna del PSOE —esa batalla larvada que han librado asamblea tras asamblea en el último año— los sectores afines a dos examigos: el secretario general del PSdeG y el alcalde de una de las ciudades de España que se convirtió el año pasado en fetiche para el PSOE.

“Acompañemos todos a Paco”

“No nos moverán”. “Es el momento de confiar en el que nunca no defraudó”. “Honor y lealtad”. “Todos con Paco”. Las redes sociales de los concejales afines al alcalde saliente se han inflamado desde que la cúpula del PSOE empezó a clamar por la dimisión del regidor.

Francisco Rodríguez creía que podría salvar la situación. Creía que bastaba con su palabra frente a los datos que iban trascendiendo del sumario que instruye la juez de Lugo en la denominada Operación Pokémon. Y se creía capacitado para formar un gobierno en minoría contando con el apoyo puntual, en la oposición, de sus exsocios del BNG con quienes ha mantenido estupendas relaciones.

Pero en vísperas de unas elecciones autonómicas, la cúpula del PSOE no aceptó mantener a un alcalde imputado.

El sábado pasado, mientras el alcalde prestaba declaración ante la juez Pilar de Lara, en Lugo, sus allegados crearon una cuenta de correo, “Creemos en Paco”, desde la que intentaron movilizar a los miles de ourensanos que le dieron su respaldo en las municipales. Congregaron en torno a 500 personas que clamaron por su inocencia.

Una semana después, desde la misma cuenta de correo la convocatoria ya no apela a su encausamiento. En esta ocasión se trata de aglutinar apoyos: “Acompaña a Paco en su despedida como alcalde de Ourense”. La misma leyenda que figura en los pasquines que empapelan las calles de la ciudad.

El llamamiento a la movilización ciudadana para el pleno en el que el alcalde se ve obligado a dimitir se produce después de que, el jueves, el regidor se despachara contra los pachistas.

Las declaraciones del alcalde saliente alusivas a la falta de honestidad que Rodríguez proclamó ante la multitud que lo rodeaba antes de la asamblea, incendiaron los ánimos entre la militancia fiel a la ejecutiva gallega. El mismo sector con el que el núcleo duro del ya exregidor tendrá que empezar a negociar a partir de hoy mismo para elegir al futuro alcalde.

Mientras, Pachi Vázquez se esforzó ayer por transmitir normalidad y afirmó que el partido está intenta ahora “recuperrar la gobernabilidad con absoluta tranquilidad” y que tratará de restablecer los acuerdos con el BNG. “Ya solo nos ocupa serles útiles a los ciudadanos de Ourense”, declaró.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS