Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPERACIÓN POKÉMON

El BNG escenifica la ruptura ante el pleno

La teniente de alcalde nacionalista evita asistir a la sesión presidida por Rodríguez

Nunca un pleno municipal de trámite atrajo tantas miradas. Tras el enrocamiento del alcalde de Ourense en su puesto, ayer por la mañana, un pleno del Ayuntamiento debía sortear las mesas electorales para las elecciones autonómicas del 21 de octubre. Y así lo hizo, pero con una ausencia significativa: la teniente de alcalde, Isabel Pérez, del BNG, no asistió a pesar de ser ella quien firmaba la convocatoria. Oficialmente estaba reunida fuera de Ourense, pero al mismo tiempo que Francisco Rodríguez presidía la sesión entre sonrisas, Pérez caminaba por el centro de la ciudad.

La vida municipal de ayer en Ourense fue un ir y venir de reuniones. A mediodía Rodríguez y Pérez mantenían una entrevista para concretar el futuro del gobierno local. El BNG exige la dimisión inmediata del alcalde y él se resiste a pesar de su imputación por cohecho y prevaricación. Minutos antes de las tres de la tarde, ambos abandonaban el Ayuntamiento por puertas diferentes. El PSOE reunía previamente a todos sus concejales.

Fuentes del grupo de gobierno aseguran que la reunión no fue “ni productiva, ni interesante, ni decisiva”. La edil de Urbanismo, Aurea Soto, mantuvo otro encuentro con funcionarios de su concejalía para expresar su preocupación por la situación del regidor. Allí insinuó posibles cambios bruscos en el grupo de gobierno.

El PP habló de la situación por primera vez tras el pleno. Y lo hizo para asegurar que “la tercera ciudad de Galicia, no puede tener un alcalde imputado” por varios delitos. Los populares pidieron la dimisión inmediata. A pesar de ello evitan aclarar si impulsarán una moción de censura cuando el BNG retire el apoyo al PSOE. Rosendo Fernández, portavoz municipal y vicepresidente de la Diputación, calificó la comparecencia de Rodríguez el domingo por la noche como “un verdadero mitin que avergüenza a la ciudadanía y deja en muy mal lugar a la ciudad”.

Por la tarde, estaba prevista otra reunión de los concejales socialistas, en la que la dirección del partido esperaba que Rodríguez reconsiderase su decisión. Pero a última hora fue desconvocada. El BNG tampoco aceptó la posibilidad de que Rodríguez dimitiese para seguir como concejal. El próximo jueves hay otro pleno y los nacionalistas advierten que harán visible que el alcalde está ya en minoría.