Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un campus cardioprotegido

Telefónica instala desfibriladores en Alicante para actuar en los casos de muerte súbita

Los alumnos de Ciencias de la Salud recibirán clases de formación

Dani Jarque o Antonio Puerta son deportistas cuyos fallecimientos conmocionaron a toda la sociedad. En España, la muerte súbita cardíaca produce 25.000 fallecimientos anuales. En teoría, un campus universitario no es un escenario proclive a esta patología, porque la mayoría de los estudiantes son jóvenes y practican deporte. Pero los casos de muerte súbita no entienden de edad.

De ahí que para prevenir y poder actuar a tiempo, la Universidad de Alicante y Telefónica hayan firmado un acuerdo de colaboración con el que se generalizará la implantación de un Servicio Integral de Cardioprotección, que en una fase inicial arrancará en el campus pero que en un futuro se ampliará empresas e instituciones de la provincia. El objetivo es luchar contra la muerte súbita cardiaca, una alteración que solo se puede revertir si se tiene cerca un desfibrilador y los conocimientos esenciales para su manejo y aplicación.

Las columnas de rescate cardiaco de Telefónica Telecomunicaciones Públicas estarán monitorizadas por la red de gestión de Telefónica, quien se encargará de, una vez activado el sistema de alarma local, avisar a los servicios de emergencias. Según explica el rector, Manuel Palomar, están elaborando un “mapa de zonas sensibles” donde instalar los desfibriladores (rectorado o zonas deportivas).

El aparato realiza una evaluación del estado de la víctima y, solo en caso de parada cardiaca, aplica la descarga eléctrica necesaria para revertir dicho estado. Telefónica se encargará del mantenimiento de los dispositivos para que estén disponibles y la Universidad de Alicante será la responsable de la formación y reacreditación continuada del personal. Según el rector, la idea es formar a los alumnos de enfermería para que, mientras llegan los servicios de urgencias, “el personal no sanitario, formado por la Universidad, se haga cargo del desfibrilador semiautomático, con un dispositivo que mediante voz irá indicando los pasos a seguir”. Profesores e instructores de la Facultad de Ciencias de la Salud impartirán cursos específicos de formación que permitirán acreditar el uso de este tipo de desfibriladores a personal no médico.