Francisco Fernández Liñares

En el punto de mira de la juez desde hace tres años

En el juzgado abundan las preguntas relativas a terrenos rústicos que fueron recalificados y tras los que, presuntamente, está el socialista

Francisco Fernández Liñares.
Francisco Fernández Liñares.

El nombre de Francisco Félix Fernández Liñares aparece repetido cientos de veces a lo largo de los sumarios más explosivos que se han abierto en los últimos años en Lugo: la Operación Campeón, la trama de las multas, y sobre todo, el caso Carioca, punto del que, tirando de mil hilos, desde hace tres años, partió la juez Pilar de Lara para llegar a Pokémon. En sus interrogatorios, De Lara pregunta una y otra vez por Liñares, exconcejal de Seguridad Ciudadana y luego de Urbanismo con Orozco en Lugo; premiado más tarde con la presidencia de la Confederación Miño-Sil, para la que llegó a proyectar una sede faraónica en Ourense. Al frente de la Confederación, destacó siempre por su defensa de los intereses de las hidroeléctricas, sobre todo de Iberdrola.

En los primeros días de las redadas en los prostíbulos, fue detenido Javier Reguera, un funcionario municipal que, con Liñares, entró como controlador en el servicio de la ORA de Lugo cuando lo gestionaba Setex Aparkisa, y ascendió repentinamente a gerente, según informan desde la citada empresa, cuando el Ayuntamiento renovó la concesión a favor de Doal. Reguera, que ayer volvió al calabozo, aparece en la Carioca como dueño de la finca del burdel Queen´s y de varios inmuebles. Este grueso patrimonio, su amistad con Liñares y las citas diarias entre ambos hicieron suponer a los investigadores que Reguera era testaferro del edil. En Urbanismo, Liñares dio el gran empujón al PXOM de Lugo. En el juzgado abundan las preguntas relativas a terrenos rústicos que fueron recalificados y tras los que, presuntamente, está el socialista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS