Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC se renueva con retraso

Pere Navarro cambia el grupo parlamentario y se rodea de diputados afines

Xavier Sabaté será el presidente de grupo y Jaume Collboni, el portavoz parlamentario

Joaquim Nadal, Miquel Iceta y Laia Bonet, apartados de la dirección

Pere Navarro ,líder de los socialistas catalanes.
Pere Navarro ,líder de los socialistas catalanes.

El nuevo PSC que preconizaba Pere Navarro cuando alcanzó el liderazgo del partido llegó ayer al grupo parlamentario con más de ocho meses de retraso. La primera ejecutiva del nuevo curso político aprobó una reforma sin precedentes que afectará a la mayoría de los 28 diputados, empezando por arriba. Navarro se rodea de diputados afines. En los próximos días los cambios se extenderán también a los diputados del PSC que presiden o forman parte de las diversas comisiones parlamentarias.

Joaquim Nadal abandona la presidencia del grupo parlamentario socialista y pasa a ser vicepresidente segundo del Parlament de Cataluña, un cargo que ahora ocupa Higini Clotas, que presidirá la Comisión de Asuntos Institucionales en lugar de Marina Geli. El sustituto de Nadal será Xavier Sabaté, diputado por Tarragona y consejero de Gobernación con Pasqual Maragall.

Miquel Iceta también deja de ser portavoz parlamentario y le sustituye Jaume Collboni, que es portavoz del PSC desde el congreso de diciembre. A Iceta se le ha ofrecido ser candidato a las elecciones europeas de 2014 y, mientras, presidirá la Comisión de Acción Exterior y Comisión Europea en sustitución de Ernest Maragall.

La portavoz adjunta del PSC en el Parlament, Laia Bonet, también deja el cargo y se designan tres diputadas como portavoces adjuntas: Rocío Martínez-Sampere, Eva Granados y Montserrat Capdevila.

Los nuevos cargos parlamentarios tienen en común una mayor afinidad con la actual dirección, que, de esta manera, deja noqueado en el Parlament al sector más catalanista del PSC. Joaquim Nadal era posiblemente el máximo exponente de este sector, del que también formaba parte Laia Bonet, que en el pasado congreso apoyó a la candidatura de Joan Ignasi Elena. Los exconsejeros Ernest Maragall y Marina Geli también estaban adscritos en estas posiciones y quedarán más arrinconados con los cambios que se harán.

La dirección del PSC considera que los cambios servirán para construir una alternativa al Gobierno de Mas, lo que se traducirá en un endurecimiento de la labor de oposición. El mismo Pere Navarro justificó la amplia remodelación diciendo: “Hace falta visualizar que otra manera de hacer política es posible”. La nueva dirección del grupo parlamentario se ponía a trabajar ya en el debate de política general del próximo 26 de septiembre. “Hemos entendido el mensaje de que hay que afrontar la nueva etapa con energías renovadas y ahora es el momento”, añadió Navarro. “No nos temblará la mano para denunciar las políticas de derechas de Mas”, añadió.

Fuentes de la dirección explicaron que Navarro comunicó el pasado mes de julio al secretario de organización, Daniel Fernández, y al número tres del PSC, Antonio Balmón, su deseo de hacer los cambios en el grupo parlamentario. Pero hasta ayer mismo, en la reunión de la ejecutiva, ni los salientes ni los entrantes supieron de los cambios. Algunos lo encajaron con un indisimulado malestar, como Laia Bonet.

Los cambios no generaron ningún debate en la ejecutiva, a diferencia de otras cuestiones de la actualidad política. La dirección considera que la demora en cambiar el grupo parlamentario no tiene más explicación que la forma de actuar de Pere Navarro, quien “se toma su tiempo” antes de realizar este tipo de relevos, como ha demostrado en el Ayuntamiento de Terrassa.

El sector más catalanista

del PSC se ve

totalmente apartado

del Parlament

El líder del PSC negó que algunos de los cambios obedecieran a un ajuste de cuentas por las declaraciones realizadas en los últimos días, como en el caso de Joaquim Nadal, que animó a la ciudadanía y a los socialistas a participar en la manifestación independentista de la Diada. Con todo, Navarro admitió que le “molestaba” que los debates internos del PSC se hicieran en los medios. Por eso, prometió que a partir de ahora, “no nos oirán hablar de temas internos; el PSC solo hablará de los problemas ciudadanos”.

El malestar con el que algunos cuadros del partido acogieron ayer la remodelación del grupo parlamentario y los comentarios que realizaron no parece presagiarlo. Xavier Sabaté debutará hoy como portavoz del grupo parlamentario en la tradicional rueda de prensa de los martes.

La dirección de los cambios es clara: las voces más catalanistas del Partit dels Socialistes que todavía tenían protagonismo en el Parlament han sido apartadas. Nadal será recolocado a la vicepresidencia segunda, un cargo de rango institucional pero de invisibilidad pública; Laia Bonet ha sido relegada a diputada rasa, y la recolocación de Iceta y Clotas deja sin cargo parlamentario, de momento, a los exconsejeros Marina Geli y Ernest Maragall.

Pese a que Navarro ha justificado el momento de su decisión por el inicio del curso político, los integrantes del sector catalanista consideran que el cambio se debe a las discrepancias mostradas en público desde el congreso de diciembre, y acentuadas las últimas semanas. El más sonado, el voto díscolo de Maragall en el pleno del pacto fiscal, por el que el exconsejero tiene las puertas abiertas del grupo parlamentario. La exconsejera Geli también discrepó de la comisión de investigación de Sanidad impulsada por el PSC; Bonet se ha destacado por su reclamación de primarias transparentes en el partido, y Nadal tuvo un serio encontronazo con la dirección al desear el éxito de la manifestación de la Diada.

Precisamente, el papel que debe tener el PSC en la marcha soberanista protagonizó un airado debate en la ejecutiva de ayer. Todavía sorprendidos por los cambios en el Parlament, para los que no hubo opción a debate, los partidarios de acudir a la marcha recibieron una dura negativa de la dirección. Según dirigentes presentes en la reunión, Àngel Ros, Joan Ignasi Elena, Bonet y Geli defendieron acudir a la marcha con una senyera y un lema que reflejara la apuesta social del PSC, de manera similar a como lo harán Iniciativa y los sindicatos. La dirección lo negó con dureza, ante el desespero de los miembros de la ejecutiva que pedían que el PSC se mojara en la cuestión para no quedar al nivel del PP y Ciutadans.

También hubo una sonora bronca por el debate público sobre el modelo de primarias que reclama un grupo de cuadros liderado por Bonet. Pere Navarro, según algunos presentes, le llegó a espetar: “Habéis matado las primarias”.

El sector catalanista promete seguir dando guerra pese a los cambios de ayer. Manel Nadal, exsecretario de Movilidad de la Generalitat y hermano de Joaquim Nadal, anunció ayer que está estudiando abandonar el partido. Miembros de este grupo consideran que la dirección, que buscó la conciliación tras el congreso de diciembre, ha cometido un tremendo error y puede perder a un importante núcleo de votantes.

Todo, consideran, para acallar las voces críticas y poner a una dirección afín. Martínez-Sampere y Collboni ya tenían un papel destacado, pero no Xavier Sabaté, que asciende directamente a presidente del grupo parlamentario. Algunos miembros del sector catalanista tienen claro el porqué: “No molesta”.