Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lissavetzky critica que el Conde Duque sea “un salón de bodas y bautizos”

El portavoz socialista rechaza el modelo de alquiler de salas del centro cultural

Una empresa puede usar el vestíbulo por 14.000 euros al día o el patio por 20.000

Patio del Centro Cultural Conde Duque. Ampliar foto
Patio del Centro Cultural Conde Duque.

"Un salón de bodas, bautizos y comuniones". Así define el portavoz del grupo municipal socialista, Jaime Lissavetzky, el centro cultural Conde Duque, una instalación inaugurada recientemente tras unas obras de rehabilitación de seis años y 70 millones de euros. Lissavetzky critica el modelo de gestión del centro, que consiste, según denuncia en un comunicado, "en alquilar sus salas a cualquiera que quiera realizar un evento, sea o no sea cultural".

"Poner tarifa a todos los metros cuadrados del Conde Duque es convertir un espacio cultural en un salón de bodas, bautizos y comuniones", señala, y reclama que el Conde Duque sea de todos los madrileños "porque para eso se ha reconstruido con los impuestos de todos".

El concejal socialista explica que el último consejo de administración de Madrid Arte y Cultura, S.A. (MACSA), decidió que en este centro cultural se alquilara una sala de ensayo para danza por 2.000 euros al día; el vestíbulo por 14.000 euros; el patio central por 20.000 euros al día; el teatro por 2.500 euros diarios; las zonas de la cafetería por 8.000 euros; la sala de columnas por 10.000 y sala de bóvedas por esta misma cantidad.

El Conde Duque tiene 600.000 euros presupuestados para programación, casi lo mismo que gastó un solo espectáculo, el 'Follies'

Según los datos del concejal, en el mismo consejo se informó de que el presupuesto para programación del Conde Duque son 600.000 euros, una cifra que no llega ni a la mitad de lo que costó, por ejemplo, un solo espectáculo teatral, el Follies, destaca. "Es paradójico que en gastos de personal inviertan casi la misma cantidad, 500.000 euros, en profesionales que prácticamente no van a programar nada, salvo en alguna de las temporadas de festivales. Todo esto ha generado un gran malestar en los colectivos de la cultura y en el grupo municipal socialista", afirma Lissavetzky. Los socialistas llevarán la cuestión a las comisiones y al pleno del Ayuntamiento. 

"Este modelo es una copia del despilfarro del Palacio de Cibeles, que nunca rentabilizará los 500 millones de euros que costó su remodelación, por más que la galería de cristal se alquile a 35.000 euros", advierte el concejal socialista.

El pleno del Ayuntamiento de Madrid acordó el  22 de diciembre de 2011 el presupuesto de Macsa para el año 2012, que incluía una transferencia del Área de Las Artes a Macsa de 33.971.721 euros. El 10 de mayo de 2012, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid formuló un acuerdo por el que se declara la no disponibilidad de determinados créditos del presupuesto general del Ayuntamiento de Madrid para 2012, según el Plan de Ajuste 2012-2022. Ese acuerdo supuso que la transferencia a Macsa disminuyera en 7.088.167 euros. El presupuesto final para 2012 es, por tanto, de 26.883.554 euros.

Más información