Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo ir más seguros al monte

Los profesionales del montañismo aconsejan federarse para evitar el coste de los percances

Los bomberos rescatan a un escalador en la sierra madrileña.
Los bomberos rescatan a un escalador en la sierra madrileña.

Muchos madrileños tienen claro que para el verano prefieren la montaña a la playa. Y por eso las cumbres de Guadarrama se llenan de personas en verano. En la mayoría de las ocasiones las rutas de montaña están señalizadas, pero los más osados se atreven con todo. Y cuando la situación se pone peligrosa, lo lógico es llamar a la Guardia Civil o al 112, que movilizará a los bomberos. Pero desde el pasado enero, la Comunidad de Madrid así como otras comunidades cobran estos servicios de montaña, especialmente si se tiene que movilizar un helicóptero, que implica un elevado coste:

 “Ya se han dado casos de gente que se ha torcido un tobillo; lo han llevado al hospital y le han dicho que es un accidente deportivo. Le atienden, pero al salir del hospital lo ha tenido que abonar”, explica José Luis Ordóñez Rodríguez, que aconseja a cualquier aficionado esporádico que se federe: “Los precios no son muy elevados, y además hay una serie de descuentos que son muy interesantes”, completa Ordóñez Rodríguez, que es conocido en el mundo de la montaña de forma cariñosa como El Presi.

En máximo responsable de la federación recuerda varios casos que se podrían haber evitado si los protagonistas hubieran estado federados: el primero de ellos el año pasado, un montañero que no estaba federado fue recogido por el helicóptero: “Y después le pidieron 6.000 euros. Ahora mismo están cobrando todo. Pero la mayoría de las veces no nos damos ni cuenta. ¿Por qué otra persona tiene que pagar 6.000 euros de otra persona que ha decidido subir a la montaña? Es como si se tratara de un accidente de circulación. Pues es el seguro y no la Seguridad Social la que se hace cargo de los pasajeros del vehículo accidentado”, indica Ordóñez Rodríguez, que explica que en la actualidad hay cerca de 20.000 montañeros federados, un porcentaje que considera muy bajo. “Además, solo los federados pueden atravesar casi cualquier punto de la montaña, ya que desde un punto de vista legal los no federados solo podrían pasar por los caminos señalizados”, explica El Presi.

El seguro de la federación, cuya licencia autonómica es de 55 euros, incluye los posibles accidentes que se puedan producir, tanto cuando se hace snowboard, alpinismo, o cuando se suben las cumbres con raquetas de nieve. Pero la federación madrileña también ha tenido en cuenta a las personas que practican deportes de montaña fuera de España: “Pero siembre hay que leer qué recoge el seguro. Pues no se trata de un servicio sanitario, sino contra accidentes”, relata Ordóñez, que recuerda un caso que se produjo hace varios años: “Un montañero tuvo un accidente grave en la cima del McKinley (Alaska, EEUU). Estaba federado y se confió. Cuando los médicos de EE UU le preguntaron, él respondió que tenía todo cubierto con el seguro de la federación. Pero no era así, pues deberían haberle estabilizado y trasladado a España, donde habría sido operado. Al final estuvo 10 días ingresado, y tuvo que pagar unos 180.000 euros”.

Lo que seguro que no cubre son las imprudencias temerarias. Como, por ejemplo, fue el caso de un joven de 17 años que movilizó en Navacerrada durante varias horas a los servicios de rescate, de los que se escondía: “Al final la Guardia Civil le detuvo. Y dijo que como a dos de sus amigos le habían rescatado el año anterior quería saber qué era lo que se sentía. Fue condenado a una multa de 13.000 euros, que tuvo que pagar su padre”, recuerda el presidente de la Federación Madrileña de Montañismo, la primera que contrató los servicios de un seguro para sus asociados.

Para evitar este tipo de situaciones, en la federación recomiendan a los aficionados a la montaña que se apunten a los clubes. “Información y formación son las claves”, relata Ordóñez, que destaca que el 80% de los accidentes deportivos en la montaña se producen cuando se hace senderismo: “Aconsejo a la gente que se haga de un club donde hay que gente responsable que le formará. Si no se sabe practicar un deporte hay que aprenderlo. Y también le asesorarán a la hora de comprar un macuto, botas, etcétera. Todo ese tipo de cosas se van aprendiendo en los clubes o en los cursos de la federación”. Por eso, la federación permite, por 55 euros, tener una estancia más segura en la montaña, y que no se convierta en un drama. Así que, a federarse.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram