Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El turismo se estanca por la caída del consumo de los españoles

Las estancias de extranjeros crecen un 4,8%, pero las de nacionales caen un 6,6%

Turistas en Nerja
Turistas en Nerja

El sector turístico sigue mostrándose como el pilar más fuerte de la economía andaluza frente a la crisis, pero empieza a resentirse. No es que apunte a un inminente desplome, porque mantiene en general un buen comportamiento, pero la línea de crecimiento que trazó a lo largo de 2011 se ha estancado.

El balance de los primeros seis meses del año es un contraste de claroscuros. El movimiento hotelero medido en número de estancias ha sido un 1,1% menor al mismo periodo del año anterior, dato que, dada la coyuntura general, merece la consideración de “razonablemente bueno y positivo” para el consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez (IU).

Entre enero y junio, los establecimientos hoteleros andaluces alojaron a 6.924.177 viajeros, un 1,4% menos que en el primer semestre de 2011, que realizaron 18.489.440 de pernoctaciones, un 1,1% menos que hace un año, distribuidas a partes prácticamente iguales entre extranjeros (9,4 millones) y españoles (9,08 millones). La ocupación media de las plazas fue del 42,55%, apenas 27 centésimas más que en el primer semestre de 2011, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El dato global esconde un contraste muy significativo entre el comportamiento de los mercados nacional y extranjeros. En el lado más positivo, en el primer semestre se ha confirmado la tendencia creciente en el flujo de turistas extranjeros, al subir un 4,8% el número de pernoctaciones realizadas (9.400.845 en total). La Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur) señala sin embargo que la llegada de extranjeros a Andalucía cayó un 5,9%, aunque la Junta prefiere dar validez datos de registro y no a encuestas que, como la de Frontur, va a desparecer.

La Junta revisa al alza sus previsiones y espera un verano igual al de 2011, el mejor de la historia

Los mayores crecimientos corresponden a los principales mercados emisores, especialmente Gran Bretaña y Francia, en tanto que el alemán apenas experimenta variación. Por el contrario, desciende de forma notable la afluencia de viajeros desde los países europeos más afectados por la crisis como Portugal e Italia, con caída de las pernoctaciones del 20%.

En la parte oscura del balance está el descenso del mercado nacional, atribuido al agravamiento de la crisis y a la incertidumbre sobre la situación económica de España. Los hoteles andaluces contabilizaron 9.88.595 estancias de clientes nacionales, un 6,6% menos que en 2011. Andalucía es el destino preferido por los viajeros españoles, y acapara la quinta parte de las estancias.

Por ese motivo, zonas con más afluencia turistas extranjeros como la Costa del Sol ofrecen mejor evolución de sus indicadores —las pernoctaciones han aumentado en Málaga un 3%—, en tanto que Almería, más dependiente del mercado nacional ha experimentado un retroceso de estancias del 10%.

Rodríguez, uno de los tres miembros de IU del Gobierno autonómico, advirtió ayer que “las políticas de recortes son la principal amenaza para el turismo, porque el aumento del paro, y la disminución de las prestaciones y de las expectativas generan una retracción del consumo y menores posibilidades de ocio y de disfrute”. Rodríguez lamentó también el efecto de “noticias negativas” como el incremento del IVA, aunque matizó que “pese a todas las adversidades y políticas erróneas, el sector turístico tiene suficiente fuerza y potencia para hacerle frente”.

En el lado más negativo de la actividad turística está también el empleo hotelero, con una caída del 5%. Rodríguez apeló a una “necesaria una reflexión de por qué el empleo no evoluciona en la misma dirección y proporción que la actividad turística”, y recalcó que es una prioridad de su mandato.

Rodríguez: "La política de recortes es la peor amenaza para el turismo"

La Junta mantiene un “moderado optimismo” respecto a la temporada alta, e incluso tras conocer los resultados de junio, ha corregido al alza sus previsiones, y espera calcar (+0,1%) los resultados de movimiento hotelero del verano de 2011, que fue el mejor de la historia.