El Atazar, Algete, Alcalá y Torrejón superan el límite de ozono

Los altos niveles de este contaminante obligan a la Comunidad a informar a la población

El calor y el intenso sol que ha hecho durante el día —Madrid ha estado hoy en alerta por altas temperaturas de hasta 39 grados— sumados a la contaminación del tráfico, han disparado los niveles de ozono troposférico en cuatro puntos de la región. Tanto en la estación de medición de El Atazar, en la sierra, como en Algete, Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz, en el Corredor del Henares, se ha rebasado el umbral de información a la población por este contaminante, que está situado en 180 microgramos por metro cúbico, tal y como informa la página web de calidad del aire de la Comunidad de Madrid.

Los problemas en el Corredor del Henares se han registrado entre las seis y las ocho de la tarde. Tanto en Algete como en Torrejón la superación ha sido de 183 microgramos, mientras que en Alcalá ha sido de 182 entre las seis y las siete. La situación ha empeorado una hora más tarde, con 183 microgramos (Alcalá), 184 (Torrejón y Algete). Después ha vuelto a descender. 

En El Atazar, en cambio, el episodio de superación se ha producido más tarde, a las ocho. A esa hora la estación de medición de la red de la Comunidad de Madrid ha registrado 184 microgramos por metro cúbico. 

La recomendación que hace la Comunidad de Madrid es no permanecer al aire libre ni hacer esfuerzos prolongados al sol

El protocolo de calidad del aire de la Comunidad de Madrid establece que la Administración debe informar a la población cuando se supera este registro de ozono, un gas irritante de las vías respiratorias. El anterior episodio de superación se produjo a finales de junio, coincidiendo también con días de mucho calor y mucha insolación.

La población afectada por este aviso es solo la que forma parte de grupos de riesgo, explica la Consejería de Medio Ambiente, es decir, niños, ancianos, personas con problemas respiratorios, pero también aquellas que realicen actividades físicas prolongadas al aire libre. Los síntomas que alertan de elevadas concentraciones de ozono en el aire son irritación de los ojos, tos, dolor de cabeza y disminución de la función pulmonar (de forma limitada y transitoria).

La recomendación que hace la Comunidad de Madrid es no permanecer al aire libre ni hacer esfuerzos prolongados al sol. También sugiere evitar el contacto con alergenos como el polvo, el polen o los animales.

Ecologistas en Acción denunció ayer en un comunicado que la contaminación atmosférica en la capital y en el resto de la región madrileña sigue incumpliendo la legislación vigente, tras hacer balance del primer semestre de 2012.

"El elevado tráfico en la capital y su área de influencia se traduce en altos niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) en la ciudad de Madrid, así como elevados índices de ozono troposférico (O3) en áreas de la periferia", apuntan los ecologistas. En la capital, según los datos ofrecidos por la página web del Ayuntamento de Madrid a 30 de junio, 12 de las 24 estaciones que componen la red de medición de la calidad del aire del consistorio madrileño superan el valor límite legal anual de NO2, fijado en 40 microgramos por metro cúbico, añade la nota.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS