Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat abrirá la vía para vehículos de alta ocupación de la C-58 en octubre

El consejero Lluís Recoder anuncia que el carril agilizará el acceso norte de Barcelona

Tras poco menos de un año de retraso respecto a lo inicialmente previsto, el carril VAO (para vehículos con alta ocupación y transporte público) de la C-58 entre Ripollet y Barcelona se pondrá en marcha el próximo mes de octubre. Así lo ha anunciado esta mañana el consejero de Territorio, Lluís Recoder, que ha asistido a la colocación de la última viga del viaducto que enlazará con la avenida Meridiana.

La nueva infraestructura se pondrá en marcha después de tres años de obras, en los que se ha segregado este carril de la carretera y se ha construido un paso elevado sobre la N-150 para hacerlo posible en sus 6,8 kilómetros de longitud. El coste, asumido en parte por fondos europeos, asciende a 81 millones de euros. 

Gracias a estas obras, se prevé reducir de forma significativa el tiempo que ahora necesitan los autobuses que llegan a Barcelona desde Ripollet, Sabadell, Terrassa y Manresa, que se librarán de los colapsos que son habituales actualmente a la entrada de Barcelona, por donde pasan cada día alrededor de 150.000 vehículos.

Un reglamento tendrá que decidir en qué horario se utilizan los dos carriles de que dispone la infraestructura de entrada o salida de Barcelona, habilitándose según las necesidades de tráfico.

Inicialmente, estaba previsto que el carril VAO se pusiera en marcha a finales del año pasado o principios de este. Sin embargo, Recoder anunció en octubre que se retrasaba la puesta en marcha de la infraestructura a causa de su complejidad técnica.