Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el conflicto de los residuos de gipuzkoa

La oposición somete a Bildu al mayor castigo de su mandato en Gipuzkoa

PNV, PSE y PP unen sus fuerzas para derribar al diputado de las basuras Juan Carlos Alduntzin

Urizar, Matute y Permach siguen el pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa desde la tribuna de invitados. Ampliar foto
Urizar, Matute y Permach siguen el pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa desde la tribuna de invitados.

La suerte estaba echada, pero una votación tenía que certificarla. 28 votos a favor de la moción de censura contra el diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, Juan Carlos Alduntzin, y 22 en contra. La alianza de los tres principales grupos de la oposición, el PNV, el PSE-EE y el PP, unieron ayer sus fuerzas para forzar la destitución del responsable foral de las basuras. Es la primera vez en la historia de las Juntas Generales de este territorio que se adopta una decisión de este calado político. Bildu recibió así el mayor castigo desde que hace poco más de un año asumió el poder de la Diputación.

Esta sonada amonestación a Bildu se va a quedar ahí. Según se pudo constatar tras las intervenciones de los grupos promotores de la censura a Alduntzin, el acuerdo de la oposición no irá más allá, por más que socialistas y populares volvieron a expresar su voluntad de dar otro salto y emprender una ofensiva contra Garitano y su gabinete. El PNV dejó claro que no quiere recoger ese guante, por ahora.

La formación peneuvista puso las cartas boca arriba durante el debate, después de que Alduntzin hiciera referencia en varias ocasiones al “frente anti Bildu” que han conformado los tres partidos de la oposición contra la coalición abertzale para desgastarle de cara a las próximas elecciones autonómicas. El diputado les acusó de “atacar al soberanismo de izquierdas” con la finalidad de lograr réditos y buscar “un reparto de cromos para acceder al poder”. Garitano fue en la misma línea al opinar, en unas declaraciones a los periodistas fuera del hemiciclo, que la “troika” PNV-PSE-PP “se mueve por otros intereses” distintos a la moción de censura.

Alduntzin: “Han formado un frente anti Bildu de cara a las elecciones”

El juntero del PNV Xabier Ezeizabarrena negó con una afirmación tajante que exista ningún pacto en la oposición: “No vamos a entrar en ningún frente anti Bildu, ni ahora, ni en el futuro”. Y explicó que si el PNV formara parte de un frente antiBildu, “Garitano no sería hoy diputado general”, ni el Gobierno foral tendría aprobados los presupuestos para este año con el apoyo de los peneuvistas. Ezeizabarrena recordó que de las 39 iniciativas presentadas por su partido, 14 han salido aprobadas con el apoyo del PSE y el PP, y otras 20 con los votos del PNV y Bildu. “No hay ningún frente”, sentenció.

Ezeizabarrena: “Si hubiese un frente, Garitano no sería diputado general”

El PNV quiso de esta manera marcar distancia con sus socios ayer, porque previamente el juntero socialista Mikel Durán ratificó la disposición de su partido para “configurar mayorías alternativas y estables en los Ayuntamientos y en la Diputación”. Juan Carlos Cano, portavoz del PP, también afirmó que, si los tres partidos unidos contra Alduntzin son “coherentes, valientes y generosos”, el siguiente paso “indiscutible” tiene que ser “la moción de censura al diputado general”.

Alduntzin dejará su cargo al frente de la cartera medioambiental, muy en contra de su deseo y obligado por sus adversarios políticos, pero le sucederá otro diputado gemelo que defenderá los mismos postulados en materia de residuos. El censurado se marcha “con la conciencia tranquila” y “orgulloso”, según reconoció, por haber presentado una propuesta para resolver el tratamiento de los residuos que está basada en extender el puerta a puerta<CF1000> a toda la provincia y paralizar la construcción de la incineradora en Zubieta.

La emoción de censura

Juan Carlos Alduntzin fue recibido con aplausos de activistas contra la incineración cuando iba se dirigía a la sede de las Juntas Generales de Gipuzkoa, adonde llegó escoltado por el diputado general Martin Garitano y el resto de los miembros de su Ejecutivo. Y se marchó, cinco horas más tarde, después de aprobarse la moción de censura contra él, ovacionado por los junteros y varios alcaldes de Bildu. “Ánimo Juancar”, le despidieron entre palmas. Acabó con un pañuelo rojo sanferminero anudado al cuello, en un gesto espontáneo que protagonizó Amaia Agirregabiria, regidora de Pasaia, localidad que el propio Alduntzin presidió entre 1999 y 2003.

En los prolegómenos de su última intervención desde el hemiciclo de la Cámara, se sacó fotos con cargos electos de la coalición abertzale y recibió el aliento moral desde la tribuna de invitados de los dirigentes de EH Bildu Joseba Permach (Sortu), Pello Urizar (EA), Oskar Matute (Alternatiba) y Ernesto Merino (Aralar).

Desde el “púlpito”, según palabras, tuvo que dominar las “mariposas en el estómago” mientras hacía una defensa de su gestión de los residuos desde el “orgullo” y con “enfado” por la alianza formada por el PNV, el PSE-EE y el PP. Y ya cuando estaba cerca de finalizar su discurso, Alduntzin no pudo contener la emoción cuando, casi entre lágrimas, estaba dando las gracias a quienes han estado a su lado durante este trance. Puso fin a esta “crucifixión” con un mensaje directo a Garitano: “Para lo que me necesites, Martin”.

Este plan de Bildu, rechazado de plano por el resto de grupos, salvo Aralar, ha provocado que se abra una profunda división política en Gipuzkoa. Por un lado, PNV, PSE y PP, que suman mayoría en las Juntas, defendieron la legitimidad de esta Cámara para decidir sobre la planificación de la gestión de los desechos. En cambio, Bildu reivindicó el papel de los Ayuntamientos, donde tiene una amplia mayoría, para tomar decisiones en esta materia.

Y el principal valedor de la “autonomía municipal” fue precisamente Alduntzin, a quien Ezeizabarrena le reprochó que hablara en todo momento en defensa de los alcaldes en lugar de hacerlo como representante de la Diputación. El diputado, que fue apoyado por la portavoz de Aralar, Rebeka Ubera, y el juntero de Bildu Mikel Biain, calificó de “cutre” que PNV, PSE y PP estén “alimentando el conflicto en vez del acuerdo”. “Están yendo ustedes demasiado lejos. Antes de que sea demasiado tarde, paren y tengan la humildad a acercarse al consenso”, señaló. Y acabó con una exclamación en euskera muy reveladora: “Aguantad alcaldes, aguantad Ayuntamientos”.

Ezeizabarrena, que acusó en repetidas veces a Alduntzin de guiarse por “la ortodoxia de la izquierda abertzale, puso en duda la voluntad de Alduntzin de llegar a acuerdos porque “ni siquiera ha presentado formalmente su plan de residuos en las Juntas para su debate”. Durán recriminó a Bildu que “solo acepta la voluntad de los guipuzcoanos cuando tiene la mayoría”, porque “cuando pierde, desprecia a las Juntas. Y Cano llamó a poner fin a las “políticas autoritarias” de Bildu.