Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gayoso presenta su dimisión al frente de Novacaixagalicia

La dimisión se produce después de que la Audiencia Nacional admitiera a trámite una querella contra él y cuatro exdirectivos de la caja gallega

Julio Fernández Gayoso
Julio Fernández Gayoso

Julio Fernández Gayoso, presidente de Novacaixagalicia, ha tirado la toalla a los 80 años y entre fuertes presiones. Su dimisión al frente de la entidad gallega se produjo en el transcurso del consejo de administración que ha tenido lugar esta mañana en Vigo.  La renuncia llega después de que la Audiencia Nacional admitiera a trámite una querella con él y cuatro exdirectivos de la caja por ocultar presuntamente al Banco de España modificaciones en los contratos que inflaron indemnizaciones de cuatro exdirectivos. Guillermo Alonso Jaudenes, vicepresidente, pasará a ejercer las funciones de la presidencia hasta que se complete la trasformación de la caja en fundación. La entidad informó en un comunicado de que Gayoso ha presentado la dimisión y ha deseado "los mejores éxitos a la entidad en su futura etapa como fundación, para que sepa encontrar el camino adecuado para desarrollar la nueva inversión sociocultural adaptada a la nueva era".

La Fiscalía reclama a cuatro exdirectivos la devolución de cantidades que suman 7,8 millones, de los que 5,5 fueron cobrados por Javier García de Paredes, ex director adjunto. La querella relata cómo tras el acuerdo de fusión entre Caixa Galicia y Caixanova de 11 de mayo de 2010 y de la petición del primer apoyo financiero por parte del FROB, los directivos llevaron a cabo un "plan preconcebido" "para preparar su previsible y futura salida" de la entidad. En este marco, los cinco querellados se pusieron de acuerdo para modificar cuatro contratos de alta dirección e introducir nuevos pagos antes de la intervención del Banco de España, y beneficiarse posteriormente presentando su renuncia al cargo. El veterano ejecutivo habría permitido la operación con "pleno conocimiento de la dificilísima situación económica por la que atravesaba la entidad crediticia". El principal perjudicado fue el propio Estado, que tuvo que inyectar 3.665 millones a través del FROB para sostener la entidad, ahora nacionalizada.

El escándalo tocó de lleno a Julio Fernández Gayoso, de 80 años y director de Caixanova, una de las cajas que se fusionaron, durante 40 años. La caja se quedó el lunes sin su primer presidente, Mauro Varela, que dimitió por unas declaraciones en las que aseguraba que los compradores de participaciones preferentes "sabían lo que estaban tomando".

La fusión ha dejado a la caja gallega como una deslucida sombra de lo que fue, con un ingente patrimonio inmobiliario compuesto por más de 100 inmuebles emblemáticos que apenas puede mantener y solo el 7% de las acciones del banco al que traspasó su negocio. Paradójicamente tiene más vocales en su asamblea que empleados en nómina (320 contra 257). En la última reunión, celebrada el miércoles pasado, a punto estuvo de no conseguir el quórum necesario para adoptar acuerdos. Se daba la circunstancia de que la Consellería de Facenda había eliminado, semanas antes, la posibilidad de que los asistentes cobrasen los 250 euros por la dieta.

El Estado es propietario del 93% de la entidad tras inyectarle 1.162 millones de euros en 2010 y otros 2.465 millones de euros en 2011, a través del FROB. Tras la intervención, la auditora BDO realizó un informe en el que concluyó que la contabilidad de Novacaixagalicia no reflejaba su "verdadera" situación patrimonial y otras tres compañías la valoraron en 188 millones de euros, explica la querella de Anticorrupción.

El conselleiro de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza, Alfonso Rueda, ha calificado la dimisión del copresidente de Novacaixagalicia Julio Fernández Gayoso de "adecuada y consecuente" con los indicios que apreció la Fiscalía Anticorrupción. "Siempre mantuvimos que las indemnizaciones no nos parecían adecuadas", ha destacado Rueda a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa previa a la reunión del comité integrado de prevención de incendios forestales de Galicia.

Por su parte, el portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera,  valoró como positivo que los consejeros "vayan asumiendo sus responsabilidades"  y volvió a reiterar la necesidad de que se cree una comisión de investigación sobre Novacaixagalicia  en el Parlamento gallego