Muere un joven en Lloret al caer de un séptimo piso cuando hacía ‘balconing’

El muchacho, de entre 19 y 20 años, se precipitó al vacío cuando pasaba de un balcón a otro

La práctica del balconing (saltar de un balcón a otro de un hotel o de un balcón a la piscina) se ha cobrado una nueva víctima. Un joven alemán de unos 20 años ha fallecido esta madrugada cuando saltaba desde el tejado del hotel donde se alojaba a la terraza contigua de unos apartamentos en Lloret de Mar (Selva, Girona), han confirmado fuentes policiales. El chico se ha precipitado al suelo desde un séptimo piso y ha muerto en el acto.

Los hechos han ocurrido alrededor de las cuatro de la madrugada en el hotel Frigola, en la avenida de Just Marlès de Lloret. El joven ha saltado desde el tejado a la terraza del edificio de apartamentos de al lado, donde hay una piscina para los clientes. En esta avenida se concentran la mayoría de los locales de ocio nocturno y el verano pasado se produjeron en ella graves incidentes cuando grupos de turistas se enfrentaron a la policía durante dos noches. El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) envió dos ambulancias al lugar, pero los médicos encontraron al joven ya muerto.

El Ayuntamiento de Lloret lleva tiempo intentando erradicar en el municipio esta práctica, que se ha cobrado varias víctimas mortales entre los turistas jóvenes que visitan la localidad. El equipo de gobierno prohibió recientemente el balconing en una ordenanza de civismo que ya está en vigor y prevé multas de hasta 3.000 euros para los hoteleros que no adopten medidas para intentar evitarlo.

Dos turistas, entre ellos un menor, murieron en 2010 al precipitarse desde un balcón. El pasado mes de abril un joven británico de 22 años se fracturó el cráneo cuando intentaba saltar de balcón a balcón de madrugada en unos apartamentos de la localidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS