Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo amañar el sorteo para la CAM

Uno de los comparecientes en las Cortes insinúa la manipulación de impositores

Asunción Martínez, exmiembro de la comisión de control de la CAM, en las Cortes.
Asunción Martínez, exmiembro de la comisión de control de la CAM, en las Cortes.

“Hacer renunciar a impositores hasta llegar al que me interesa”. El compareciente hablaba del sorteo para elegir a representantes de los impositores en la asamblea de la CAM, pero lo hacía de manera hipotética. “Yo no sé cómo se hizo, digo cómo podría hacerse”. César Estrada Martínez, informático, miembro de la comisión de control de la caja en representación del Sindicato Independiente de la CAM (SICAM) y jubilado en el expediente de regulación de empleo (ERE) con el que se despidió la cúpula de la entidad, describió este lunes la posibilidad de que se efectuara, en efecto, un sorteo ante notario para señalar una lista de impositores, pero que, después, se fuera agotando esa lista, con renuncias de los “escogidos”, bastante habituales, hasta que le llegara el turno a quien previamente se pretendía.

No pasó de ahí, pero fue una respuesta llamativa a las reiteradas preguntas de los diputados sobre el sistema de elección que ha hecho llegar a órganos de la CAM como el consejo o la comisión de control a personas claramente poco preparadas para sus funciones.

Estrada, que entró en la caja en los años setenta y ha estado en el servicio de informática, dijo haber visto muchas inspecciones del Banco de España, de las que dijo que no se realizan moviendo documentos sino mediante programas informáticos muy especializados. Según afirmó, los del Banco de España son técnicos “muy competentes” y además estaban las auditorías de KPMG. Por eso, argumentó, la comisión de control no puso objeciones, ya que le llegaban informes “sin ninguna salvedad”, lo que permitía pensar que “no pasaba nada”.

El compareciente negó haber visto jamás en la comisión de control “requerimiento alguno del Banco de España”. Solo posteriormente ha sabido que hubo uno en diciembre de 2010. Sobre el de julio de 2011 que dio pie a la intervención, dijo que sí que se leyó textualmente. “Nos quedamos perplejos”, aseguró.

También compareció este lunes otra integrante de la comisión de control, Asunción Martínez Muñoz, licenciada en Derecho, que reconoció haber asistido a reuniones de ese organismo en Chicago y París y dijo que “los técnicos y profesionales cualificados que informaban a la comisión de control sobre la marcha de la entidad nunca notificaron ninguna operación irregular ni ningún dato que hiciera pensar que la CAM tuviera un deterioro o un quebranto”.

Si no hubiese sido así, añadió, ni ella ni toda su familia hubieran mantenido sus ahorros en la caja. Martínez Muñoz aseguró que se les informaba periódicamente de la inspección que el Banco de España tenía abierta en la CAM, pero no recordó mayores alertas. La compareciente sí que señaló, a preguntas de los diputados, que representantes del Instituto Valenciano de Finanzas asistían a todas las reuniones. “Era como un fedatario que estaba en todas las comisiones”, indicó.

Las comparecencias en la comisión de investigación de la CAM acabaron este lunes y se reanudarán el próximo mes de septiembre.