El PSOE mantiene sus reticencias a que el PSC vote distinto en el Congreso

Las dos direcciones dicen estar cerca del acuerdo y siguen negociando

Pere Navarro y Alfredo Pérez Rubalcaba.
Pere Navarro y Alfredo Pérez Rubalcaba.CONSUELO BAUTISTA

PSC y PSOE negocian un acuerdo para que los diputados socialistas catalanes sean más visibles en el Congreso. La delegación catalana se ha propuesto que, llegado el caso, pueda desmarcarse de la disciplina de voto en el Congreso y votar de manera distinta en asuntos relacionados con el autogobierno de Cataluña. Esa era la resolución que aprobó el congreso de los socialistas catalanes hace ahora seis meses, cuando encumbró a Pere Navarro, aunque desde el PSOE no se ve igual. Buenas palabras, buena sintonía, pero, a la hora de la verdad, cuando se plantea la posibilidad de que el PSC pueda votar distinto se encienden todas las alarmas.

El mismo secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha admitido este miércoles que se trataba de mantener la coherencia del partido y los miembros de la dirección del PSOE explican en privado que están de acuerdo en que el PSC se visualice más en el Congreso. Pero que de ahí a tolerar que se vote distinto, hay un trecho. "Acuerdo no hay, voluntad de que lo haya, sí", ha explicado un portavoz del PSOE.

Desde el PSC también se niega que se haya cerrado ningún pacto, aunque el optimismo es mayor y se considera que este pueda llegar en un mes para que lo aprueben ambas direcciones, en los términos que finalmente quede. Otra cosa será que finalmente lo refrenden el comite federal del PSOE y el Consejo Nacional del PSC en el mes de septiembre. "Este tema es fundamental y no podemos renunciar a votar distinto, llegado el caso", ha explicado un dirigente del PSC, aunque su número tres y alcalde de Cornellà, Antonio Balmon, lo ve otra manera. "No pretendemos votar diferente al PSOE, eso es una manía de aquí", ha dicho.

Según el portavoz de los socialistas, Jaume Collboni, la intención de los socialistas catalanes “no es votar diferente del PSOE per ser”, sino tener “voz propia” y mantener la “coherencia” política en las posturas que defiende, más allá de la disciplina de voto y de los posicionamientos del PSOE. La resolución congresual del PSC provocó cierto malestar en el PSOE, aunque ambas direcciones están negociando y en ese aspecto juega un papel importante la intermediación de Daniel Fernández, secretario de organización del PSC y diputado por Barcelona. Fernández, junto con el secretario de acción política, Antonio Balmon, han mantenido varios contactos con la número dos del PSOE, Elena Valenciano, así como con el secretario de organización, Óscar López.

Las relaciones del PSOE y el PSC se rigen por el protocolo que firmaron ambos partidos cuando nació el Partit dels Socialistes de Catalunya en 1978, fruto de la fusión de tres fuerzas socialistas. La revisión de aquel protocolo parece descartada. Bastaría con que las direcciones de ambos partidos firmaran un acuerdo y, sobre todo, lo aplicaran. En los últimos días, el primer secretario, Pere Navarro, ha insinuado que el primer paso que podría dar el PSC para desmarcarse del PSOE en el Congreso sería a propósito del pacto fiscal si, finalmente, la dirección federal no avala la propuesta que surja del Parlament y que, muy probablemente secundarán los socialistas catalanes

.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS