Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plataforma ciudadana sale en defensa del Port Vell de Barcelona

Las entidades alertan de la opacidad del negocio de alquiler de megayates

El proceso de reconversión de la marina de la Barceloneta en un espacio para megayates tiene en pie de guerra a varios colectivos sociales de la ciudad. Para articular su oposición al proyecto, que actualmente se encuentra en trámite en la Autoridad Portuaria, ayer presentaron la Plataforma Defendamos el Port Vell, que aglutina a 29 entidades —como la FAVB y Arquitectos sin Fronteras, entre otros— y a un puñado de profesores universitarios.

Además de denunciar el impacto negativo que aseguran tendría el proyecto sobre el barrio marinero y el Casc Antic, esperan a largo plazo construir una propuesta para acercar más el litoral a la ciudad y “recuperar la cultura marítima”, según explicó Javier Moreno, uno de los miembros de la plataforma. La líder vecinal Gala Pin solicitó a las autoridades a mirar a las intervenciones que se han hecho en Hamburgo y Marsella, que consideró “más ciudadanas”.

Además de las afectaciones paisajísticas, la plataforma considera que la ampliación del muelle de España y la afectación de una parte del de los Pescadores cerrarían al público una zona por la que actualmente se puede pasear. También temen que aumente el precio de la vivienda en la zona, expulsando a los vecinos.

Moreno teme que la nueva marina —que le costará unos 25 millones de euros al grupo inglés que le promueve— se convierta en “un garaje para el alquiler de yates charter”, una actividad que, asegura, puede dar pie a actividades ilegales. Gran mayoría de estas embarcaciones tienen banderas de paraísos fiscales.