Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
pleno parlamentario

El PP esgrime banderas de IU para enfrentarle a los socialistas

La izquierda rechaza medidas sobre los desahucios

Susana Díaz, el miércoles en el Parlamento andaluz.
Susana Díaz, el miércoles en el Parlamento andaluz.

El PP anda aún un poco perdido tras el mazazo de las elecciones autonómicas. Repite el decálogo de reformas que Javier Arenas paseó durante la campaña —ahora reconvertidas en “desafíos de la legislatura”— y defiende al Gobierno de Mariano Rajoy sobre todas las cosas. No acaba de salir del estado de shock, espabilarse y contraatacar con un discurso renovado. Pero lo que sí tiene claro es que su primera oportunidad está en buscar los desencuentros entre PSOE e IU, ahora coaligados en el Gobierno, y tratar de meter una cuña para abrir una grieta.

Es lo que hizo ayer en el primer pleno parlamentario. No solo a través de sus intervenciones, en las que abundaron las frases irónicas sobre el presunto color desleído de las antes combativas reivindicaciones de los izquierdistas. También en el diseño de las iniciativas. De modo que, en la sesión inaugural, el PP se estrenó con una proposición no de ley que a, primera vista, podría haber salido de los cuarteles de Izquierda Unida, pues planteaba una batería de actuaciones para frenar los desahucios por impagos hipotecarios.

Se trata de una de las banderas más destacadas de IU, que ha sido muy beligerante con la tragedia de quienes se ven forzados a abonar a los bancos las cuotas de una vivienda que ya no es suya, y encima están en la calle. Pero el intento del PP de ocupar el terreno de IU, y resaltar de esta forma las contradicciones con el PSOE, no llegó a cuajar. Una vez más salió a relucir el enfrentamiento entre los Ejecutivos de Madrid y Sevilla y el debate se sustanció con un nuevo episodio de confrontación entre ambas administraciones, que va a ser la música de fondo permanente de la novena legislatura andaluza.

La portavoz del PP, Alicia Martínez, adornó su exposición de motivos con los argumentos que se han escuchado muchas veces en boca de los dirigentes izquierdistas. Habló de drama, de riesgo de exclusión social, de la situación alarmante de muchas familias. Criticó que el Gobierno de Rodríguez Zapatero sostuviera en su día que la dación de pago (aceptación por parte del banco de la entrega de la casa para saldar la deuda) no era solución, y se “pusiera del lado de los bancos”. Luego propuso medidas como establecer un servicio de mediación de la Junta con las entidades financieras, y que esta tenga opción a la recompra de las viviendas protegidas en el caso de que se den situaciones de morosidad sobrevenida que supongan la pérdida de la residencia habitual.

Sin embargo, la nueva parlamentaria de IU Inmaculada Nieto invalidó todas las propuestas con un principio del que no se bajó: que el Gobierno de Rajoy, que es el que tiene la potestad para hacerlo, apruebe la dación de pago y no rechace lo que pide en el Congreso de los Diputados su grupo federal. Nieto contrapuso que el decreto del Ejecutivo de marzo pasado, que incluye un código de buenas prácticas, no obliga a nada y protege a los bancos. “Y lo más grave”, añadió, “no ha frenado el avance de los desahucios”.

Igualmente, dijo que el sistema de mediación crearía “expectativas falsas” en las familias porque es baladí frente a la legislación estatal. “Además, nos ha sorprendido esta iniciativa, ya que el PP ha desmantelado un servicio similar en el Ayuntamiento de Sevilla, que puso en marcha IU”. Nieto sugirió al PP que, con su mayoría absoluta en el Congreso, atienda la iniciativa legislativa popular que está en marcha sobre este asunto, y echó, por último, un capote a la consejera de Fomento y Vivienda, la izquierdista Elena Cortés, de quien resaltó que ya trabaja en una ronda de reuniones con las plataformas ciudadanas.

La socialista María Nieves Masegosa, también diputada debutante, fue más acerada y calificó la iniciativa del PP directamente de “oportunista”. También utilizó la baza de culpar al Gobierno central de la situación por no aceptar la dación de pago. Aseguró que algunas de las medidas las ha acometido la Junta y acusó a Alicia Martínez de copiar parte de una iniciativa del Ejecutivo vasco.

La popular cerró el turno visiblemente indignidad. Sostuvo que PSOE e IU rechazaban la proposición simplemente por venir del PP, y leyó un párrafo del diario de sesiones del mandato anterior en el que los izquierdistas exigen las mismas actuaciones a la Junta que ahora niegan. No hizo mella, la alianza de PSOE e IU, por ahora, está por encima.