Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granada limita derechos a la oposición

El PP propone un nuevo reglamento municipal sin debate ni consenso

José Torres Hurtado.
José Torres Hurtado.

El Ayuntamiento de Granada va a modificar su Reglamento Orgánico Municipal (ROM), que fija el funcionamiento y las reglas de juego en la institución. El PP, con mayoría absoluta, ha elaborado sin contar con el resto de grupos un nuevo reglamento que la oposición ve como un “atentado a la democracia” ya que persigue, interpretan, convertir el Ayuntamiento de Granada en un modelo de “partido único al eliminar la voz de la calle”. Entienden que con la “excusa” económica y la idea de agilizar, el equipo de gobierno merma la pluralidad. Son varias las modificaciones que han puesto en alerta a los grupos de la oposición (PSOE, IU y UPyD). La más significativa es la que obliga a contar con tres concejales para formar un grupo municipal, algo que no había ocurrido hasta la fecha en Granada y que afectaría a IU y UPyD, que en la actualidad cuentan con dos y un concejal, respectivamente. Tendrían que pasar a ser concejales no adscritos, lo que critican ambas formaciones, ya que los equipararía a “tránsfugas”, dicen.

Los grupos ahora constituidos no pueden eliminarse, de modo que si como todo parece indicar se aprueba el nuevo ROM en el pleno del 25 de mayo, esa modificación afectará a la próxima corporación. Para esta sí que se reduce el tiempo de debate en los plenos, ya que se elimina el segundo turno de réplica y los que quedan son más cortos y se reduce también la capacidad de presentar mociones, enmiendas e iniciativas. La oposición, en bloque, solicitó el viernes a la Secretaría General que no se inicie el trámite de aprobación hasta que no se subsanen los extremos que pueden “conculcar derechos fundamentales”.

El texto que modifica el reglamento actual, vigente desde 2008, lo conocieron PSOE, IU y UPyD el 11 de mayo. Han solicitado debatirlo y la respuesta es que se tratará en la Comisión Municipal de Presidencia de Relaciones Institucionales del lunes, una hora antes de la Junta de Portavoces que tratará el orden del día del próximo pleno en el que figurará la modificación. “Es decir, un mero trámite”, según el portavoz socialista, Paco Cuenca.

El equipo de gobierno municipal da una justificación económica que pasaría por el ahorro en coste de los grupos minoritarios. La oposición lo cuantifica: unos 31.000 euros anuales del secretario de IU y 27.000 del asesor de UPyD. El alcalde, José Torres Hurtado, apunta además la necesidad de “racionalizar” las intervenciones en los plenos y “agilizarlos”. En su opinión, las críticas de la oposición se deben a que “magnifican las cosas”. El portavoz del equipo de Gobierno, Juan García Montero, niega que el PP se oponga “a dialogar”.

Con el nuevo reglamento, los partidos que no consigan tres concejales no podrán formar grupo ni tendrán secretario ni tampoco despacho. El portavoz de IU, Paco Puentedura, recuerda al alcalde que no se puede “despreciar” a los ciudadanos y que los concejales están para dar voz a quienes les han votado. La oposición no descarta acudir a los tribunales.