Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los precios de los servicios de la ley de la dependencia subirán un 4%

Cleries asegura que las personas sin recursos quedarán exentas de este incremento

Los beneficiarios por la ley de la dependencia verán incrementados sus recibos un 4% a partir de verano. Así lo anunció ayer el consejero de Bienestar Social, Josep Lluís Cleries, quien añadió que este incremento se aplicará en función de los recursos económicos de los usuarios, pero no se tendrá en cuenta el nivel de renta o el patrimonio de los familiares. El consejero aseguró que está previsto que el incremento se publique en el Diari Oficial de la Generalitat en el plazo de un mes.

La ley de la dependencia supuso el año pasado un gasto de 1.287 millones de euros. De estos, la mayor parte, 907 millones (el 70,5%) los aportó la Generalitat, 258 millones (20%) fueron a cargo del Gobierno central y 122 millones (9,5%) lo costearon los usuarios. La Generalitat quiere ahora subir la parte que pagan los beneficiarios hasta el 13%. “El copago en Cataluña no llega al 10% y queda por debajo de lo que prevé la ley de la dependencia”, que es del 33%, señaló Cleries.

El consejero quiso llamar a la calma ante esta subida de los recibos y aseguró que no afectará a las personas sin recursos. “La gente que no tiene nada no tendrá que pagar nada porque se lo pagará la Generalitat”, apuntó el titular de Bienestar. Cleries apuesta por que las personas “que cobran otras rentas además de la pensión o que tienen mucho patrimonio” participen más en la financiación del servicio.

Cleries justificó el aumento de precios aduciendo que en el último año ha aumentado el 40% el número de beneficiarios de la ley de la dependencia y, en cambio, la aportación del Estado a las comunidades autónomas para estos servicios se ha reducido en 76,5 millones de euros.

Actualmente, la horquilla de los precios de los servicios es muy amplia y depende tanto de la prestación asignada (teleasistencia, asistente personal, plaza en una residencia…) como del grado de dependencia del usuario y de sus recursos económicos.