Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Escorial estudia dejar a la 'vidente' levantar un templo en suelo rústico

Una asociación religiosa anuncia que el arzobispado le permite construir una capilla donde supuestamente tuvo lugar una aparición

Asistentes al rezo del Rosario en 'Prado Nuevo El Escorial' Ampliar foto
Asistentes al rezo del Rosario en 'Prado Nuevo El Escorial'

El Ayuntamiento de El Escorial (PP) está estudiando la petición de la asociación pública de fieles Reparadores de Nuestra Señora la virgen de los Dolores de construir una “capilla provisional” en el lugar en el que supuestamente se le apareció la virgen a una mujer, Luz Amparo Cuevas, según confirmó ayer el concejal de Comunicación del municipio, Ignacio Belaunde. Este edil aseguró a EL PAÍS que la solicitud fue registrada “hace unos días”, especificando que en estos momentos los técnicos del Ayuntamiento lo están estudiando. “Nosotros esperaremos a la decisión de los funcionarios, y haremos lo que ellos digan. Es un terreno rústico, y no sabemos si se puede o no construir algo”, relató este edil, que excusa al alcalde del municipio, Antonio Vicente Rubio, que es el titular de Urbanismo, “porque está de puente”.

La asociación religiosa que encabeza Luz Amparo Cuevas informó en su web (www.pradonuevo.es) de que la Iglesia le había concedido su permiso para la construcción de una capilla en Prado Nuevo, “lugar de las apariciones marianas en El Escorial”. Este permiso, que no confirma el arzobispado ni tampoco desmiente, se produce, según la asociación, dentro del 30º aniversario “de la primera aparición de la virgen a Amparo Cuevas en Prado Nuevo”, que se comunicó en 1981. “El cardenal Antonio María Rouco Varela ha concedido el permiso para la construcción de la capilla; concesión que va a hacer realidad el deseo de la virgen, manifestado en sus mensajes”, indica la asociación.

El primero de estos mensajes, según Amparo Cuevas, le conminaba a construir una capilla en su honor “para meditar la pasión de su hijo, que está completamente olvidada”. En esta supuesta aparición, la virgen hizo una promesa, según la vidente: “Si hacen lo que yo digo, habrá curaciones. Este agua \[la de la fuente que está junto al árbol donde supuestamente se aparecía la virgen\] curará. Todo el que venga a rezar aquí diariamente el santo rosario, será bendecido por mí. Muchos serán marcados con una cruz en la frente. Haced penitencia. Haced oración”.

El exalcalde entre 1991 y 1995 de El Escorial, el entonces socialista Mariano Rodríguez, ahora concejal de la formación independiente Acción Plural, explica que la asociación religiosa ya trató de construir un templo durante su mandato: “Era un esperpento. Querían edificar un santuario enorme y una residencia para ancianos”, relata este edil. Precisamente durante el mandato de Rodríguez, el Consistorio firmó un convenio con los anteriores propietarios de la finca, la familia Leyún. El convenio urbanístico se firmó en diciembre de 1993 y dividía la finca en dos parcelas: una edificable (35.000 metros) en la que se podrían construir 400 viviendas, y otra, de 68,5 hectáreas, que pasaría a ser de propiedad municipal, según el citado acuerdo. “Pero el convenio no ha llegado a ejecutarse, por lo que si al final deciden construir algo todos los terrenos pasarían a ser propiedad del Consistorio”, explica Rodríguez, quien asegura que el acuerdo era muy positivo para ambas partes, “y especialmente para el Ayuntamiento, que se hacía con la mayoría de la finca”.

Este convenio, que no está vigente, permitía solo un uso deportivo, turístico y cultural de algunas partes de la finca. Pero también posibilitaba construir algún tipo de edificio, “pero solo a efectos de dar servicio a esos usos. Nosotros teníamos en mente hacer una senda de atletismo, y construir como máximo unos servicios públicos, pero nada más”, explica el exregidor socialista de El Escorial. En el Ayuntamiento, el edil de comunicación desconoce la existencia del convenio, y pospone la explicación del mismo al jueves.

Mientras los partidos no aclaran si se puede construir el templo, la asociación de Amparo Cuevas da por hecho la aprobación del Consistorio, y agradece por adelantado a Rouco Varela su decisión: “Creemos que con este paso de la Iglesia en Prado Nuevo se van a dar muchos más frutos que los habidos hasta ahora, para el bien de todos los que acudan a este lugar bendecido por la presencia de María Santísima, y para beneficio de la misma Iglesia. A ella nos sometemos en todo, en la persona de nuestro cardenal arzobispo, Antonio María Rouco Varela, por quien rezamos para que Dios le bendiga y guarde muchos años al servicio de la Iglesia”.