Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vilagarcía aprueba las multas por correr o taponar aceras

Fole aprueba una ordenanza de circulación que tanto socialistas como nacionalistas tachan de “fascista”

Vecinos protestan contra la normativa de Vilagarcía, ayer en el pleno.
Vecinos protestan contra la normativa de Vilagarcía, ayer en el pleno.

En un pleno caldeado con público mayoritariamente en contra de la nueva ordenanza de circulación de Vilagarcía, el PP la aprobó ayer por mayoría alegando que algunos artículos están literalmente copiados de otras vigentes en ciudades como Madrid u Ourense (gobernada por un bipartito) mientras una encendida oposición (PSOE, BNG y EU) la tachó de absurda y fascista. El plato fuerte de las medidas impuestas por el equipo del alcalde Tomás Fole y que suscitaron más polémica es la imposición de multas (de entre 100 y 500 euros) a grupos de personas que obliguen a otras a bajar de la aceras para circular. La nueva normativa veda las zonas peatonales a bicicletas, patines y patinetes de las que únicamente quedan exentos los menores de 8 años. Además no se permitirá “correr, saltar o circular de forma que moleste a los demás”.

Unas “normas cívicas” que Ángel Pérez, el concejal de seguridad ciudadana, el independiente que dio la mayoría al gobierno del alcalde Tomás Fole defendió ayer como "necesarias, adaptadas a la actual fisonomía de la ciudad y que dan respuesta a las demandas de los ciudadanos"

El primer trámite para la entrada en vigor de estas medidas obtuvo el respaldo de los populares aunque ocho enmiendas de los socialistas serán debatidas ahora con la intención de que el equipo de gobierno apruebe algunas modificaciones en el texto municipal mientras BNG y EU presentaron enmiendas a la totalidad. La oposición en bloque pidió la retirada de la ordenanza.

El apartado que sin embargo pasó de puntillas en el plenario fue el que pone límites a los aparcacoches y mendigos. Pese a las críticas que en principio recibió el castigo a los "gorrillas”, ni los grupos de la oposición ni el equipo de gobierno prestaron mayor trascendencia a su inminente desaparición.

El Gobierno del PP replica que normas parecidas aprobó el bipartito ourensano

La concejala y diputada Marta Rodríguez tildó de “cinismo descarado y de hipocresía política” los argumentos de la oposición cuando en otros ayuntamientos donde gobierna la izquierda están vigentes normas similares sin que hayan suscitado ninguna trascendencia mediática.

Rodríguez recordó a los socialistas que en la ordenanza en vigor aprobada por ellos ya se hacía referencia a los aparcacoches en términos más ambiguos. “Es mentira que se prohíba o que se persiga y si no repasen lo que está legalizado en otros ayuntamientos”, recriminó a la oposición".

La socialista Tania García pidió al PP una ordenanza de consenso y lamentó que la única medida que propone el PP, ahora que tiene mayoría, sea esta ordenanza. “No hacen falta estas medidas fascistas que superan el límite del absurdo cuando el ciudadano aplica el sentido común”, censuró, y encubren “una importantísima subida de impuestos”.

Para el Bloque la propuesta es “impresentable porque recorta las libertades de los ciudadanos y es propia de la derecha más rancia”. El portavoz de EU hizo una parodia de la ordenanza y del PP que arrancó los aplausos del público. “Frente a tantos recortes hemos sido el hazmerreír de toda España”.