Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Rural contabiliza 220 fuegos que afectaron a zonas protegidas

La Xunta estima en 2.600 las hectáreas quemadas en áreas próximas

Ruta de los comuneros del Xurés por la zona que ardió a finales de marzo.
Ruta de los comuneros del Xurés por la zona que ardió a finales de marzo.

En los espacios protegidos y sus zonas próximas se han producido 220 incendios en lo que va de año que han arrasado 2.674 hectáreas. La Consellería de Mar e Medio Rural, sin embargo, no ha evaluado aún la afección concreta de las zonas preservadas con alguna figura de protección. “Son los datos que hay. No existen partes definitivos a estas alturas del año”, explicó el secretario general de Montes, Tomás Fernández-Couto, en comisión parlamentaria. Los fuegos se concentraron en 50 municipios, pero el alto cargo de la Xunta no aclaró qué áreas sensibles fueron alcanzadas por las llamas. Se limitó a indicar que, de las hectáreas arrasadas, el 83,1% son superficie rasa (2.223) y el restante 16,8% de arbolado (451), así como su distribución por provincias. La mayor parte se concentran en Ourense, con 21, seguidos de Lugo, con 13, A Coruña, con 10, y Pontevedra con seis. Tan solo en el incendio del Parque Natural de Fragas do Eume ardieron 750 hectáreas, mientras que unos días antes el parque de O Xurés quedaban calcinadas otras 300. El secretario general sí quiso dejar claro que en las zonas protegidas se realiza una “acción preventiva muy potente”, a pesar de que no hay una planificación específica para estos espacios naturales.

El responsable de Montes sí detalló las causas de esos 220 fuegos, de los que el 67% fueron intencionados, según “datos de los profesionales que trabajan a pie de fuego”. Estos porcentajes son “por todos conocidos, aunque a veces discutidos”, incidió Fernández-Couto. Del resto, el 7% fueron clasificados como negligencias o escapes de quemas y en un 16% de los casos no se ha determinado aún la causa, mientras que el 1% corresponden a fuegos de reproducción. El alto cargo explicó que la consellería está analizando “con detalle” las actividades económicas que se producen en las zonas donde se registra un alto “nivel incendiario” porque “hay parroquias con medias de 20 incendios, en zonas de difícil acceso” en las que “no parece” que no vaya a iniciar fuegos “gente de fuera”. “Esas investigaciones ya están hechas. Lo que deben es sacar conclusiones de ellas. Y una es que están abandonando y desprotegiendo el monte”, le replicó la diputada Carmen Gallego.

Las ayudas para comunidades de montes “superan a lo ejecutado” en 2011

La socialista reprochó a Medio Rural que “año tras año dejen sin ejecutar” recursos de los fondos Feder y del Ministerio de Medio Ambiente para la restauración ambiental de espacios protegidos. “Tienen razón cuando protestan los vecinos del Xurés y de las Fragas porque de los planes y las ayudas no hay nada de nada”, aseguró. Gallego acusó también a la Xunta de relajar la vigilancia en las zonas de espacios naturales al “desmantelar” casetas de vigilancia en, por ejemplo, A Capela, donde comenzó el incendio de las Fragas. Estos puntos de control “funcionan con personal fijo-discontinuo fuera de la época estival”, explicó Fernández-Couto sin aclarar si se eliminaron algunas. El alto cargo, sin embargo, puntualizó que “afortunadamente” las alertas de incendios forestales son en su mayoría llamadas de vecinos al 112 o al 085.

Fernández-Couto defendió también las ayudas para limpieza a las comunidades de montes, que este año caen un 17%. “Desde 2008 la superficie [que se limpia] no ha dejado de aumentar y las cuantías de este año son superiores a las ejecutadas el año pasado”, apuntó. Por último, resaltó la labor de las brigadas de investigación que “para no estar, realizan una labor bastante impresionante”, ironizó ante las críticas de la oposición.