Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cartaginenses, nada que ver con los íberos

El escritor Javier Pellicer presenta su primera novela, 'El espíritu del lince'

Es una aproximación a la resistencia de Sagunto en el siglo III a.C.

El autor valenciano Javier Pellicer presenta su primera novela, 'El espíritu del lince'.
El autor valenciano Javier Pellicer presenta su primera novela, 'El espíritu del lince'.

Javier Pellicer (Valencia, 1978), joven escritor y colaborador literario nacido en Benigánim, presentó ayer en Valencia su última novela, El espíritu del lince (Pàmies, 2012). Este relato es una aproximación a la conquista de la península ibérica por parte de los cartaginenses.

"Partía de cero porque no tengo estudios superiores de historia", reconoce Pellicer, "pero me informé bastante y contacté con muchos especialistas. También visité muchas ruinas de la Comunidad", confiesa. Así, con esta base empírica y un año de trabajo de documentación, este ávido lector de literatura de género fantástico y de novela histórica se planteó su primera novela como "una revisión a un momento que apenas había sido tratado en la literatura y, encima, desde el punto de vista de los íberos".

El autor quería relatar una época no tan tratada en la literatura

Con el influjo del "maestro" Tolkien y de otros colegas de oficio como Santiago Posteguillo, este valenciano se zambulló de lleno en la historia del caudillo Icorbeles, íbero elegido para derrotar a los cartaginenses que intentan conquistar la península. La novela, que se desarrolla en pleno siglo III a.C., durante la Segunda Guerra Púnica, cuenta también con figuras históricas reales como el famoso Annibal. En ella se entremezclan batallas y pasiones en un territorio- el valenciano- abierto a la era romana.

"No es tan riguroso como otras novelas históricas. Introduje mucha acción para envolver al lector", explica Pellicer. El valenciano, autor también de relatos fantásticos, asegura que disfrutó mucho de esta "experiencia maravillosa" y que el cambio de registro "no le supone ningún trauma". Como lector y espectador de las revisiones históricas que se producen globalmente, Pellicer se encuentra dedicado exclusivamente a la promoción aunque no descarta nuevas incursiones por este terreno literario: "¿Si produjeran un película del libro? Sería un sueño hecho realidad", concluye.