Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias apuesta por conectar los tranvías por la calle de Provença

El alcalde ignora un estudio favorable al trazado por la Diagonal

El Ayuntamiento priorizará la red de buses rápidos a la conexión

Posibles trazados para la conexión de los tranvías. Ampliar foto
Posibles trazados para la conexión de los tranvías.

Por la Diagonal, ni hablar. Esa es la convicción del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, cuando ahora se ha retomado el proyecto de enlazar el Trambaix y el Trambesòs. Ayer, tras una conferencia en el Círculo de Economía, Trias aseguró que su apuesta es hacerlo por la calle de Provença. El alcalde se opone con vehemencia al proyecto de unir los dos ramales por la Diagonal, apuesta que perdió el gobierno de Jordi Hereu en el sonado fiasco de la consulta. La decisión está en manos del Departamento de Territorio y Sostenibilidad, que debería afrontar la inversión. El consejero Lluís Recoder también dijo ayer que ve “muy difícil” la unión a corto plazo

Trias sigue en sus trece pese a que un informe del área de Hábitat Urbano analiza cinco opciones de trazado, tres de ellas por la Diagonal entre Francesc Macià y Glòries. Pese a que el dictamen no es concluyente, en uno de los trazados por la Diagonal se señala que “esta alternativa es de mínima afectación y fácil implantación”, valoraciones que no hace en ninguna de las otras opciones, todas ellas desviando el tranvía por el interior del Eixample. El informe municipal es de este mes y es la respuesta al estudio Alternativas de penetración y unión de la red de tranvías de Barcelona, realizado en febrero por la Generalitat y la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), que también indicaba dos posibles trazados sobre la Diagonal.

Las alternativas que plantea el informe municipal y algunas observaciones que hace son las siguientes:

Urgell-Provença-paseo de Sant Joan-Gran Via y Glòries. Supone atravesar la Diagonal dos veces y eliminar los carriles bici de Urgell y Provença. Bajaría por Urgell y giraría al llegar a Provença, donde circularía por una plataforma segregada en el centro de la calle. En el tramo del paseo de Sant Joan —entre Provença y Diagonal— las vías se situarían a los dos lados del paseo. Y una vez superada la plaza de Mossèn Jacint Verdaguer —no se apunta cómo— las vías irían juntas por el centro hasta la Gran Via. La sección de 20 metros de Provença dificultará las maniobras de entrada y salida de vehículos en los aparcamientos, con más problemas para las paradas.

Este recorrido, el preferido por Trias, coincide con la entrada de urgencias del hospital Clínico y con el cuartel de bomberos que se construirá. Discurriría, además, por encima de una importante conducción de agua entre Urgell y el paseo de Sant Joan. Alertan de que debe asegurarse la compatibilidad del tranvía con las estructuras del subsuelo, como los pasillos de conexión de la línea 4 y 5 del metro y los pozos de ventilación del trazado del AVE. También habría que cambiar la gasolinera del paseo de Sant Joan.

Diagonal 1. Por la Diagonal entre Francesc Macià y plaza de las Glòries. El tranvía iría por vías separadas en los espacios que ahora ocupa el carril bus, y desde Aragó hasta Glòries, por los carriles adosados a la rambla central de la Diagonal. Advierte de que la calzada central perdería un carril de circulación. “Esta alternativa es de mínima afectación y fácil implantación, solo afectaría a las calzadas centrales de la Diagonal y no se prevén afectaciones importantes en los servicios del subsuelo. Esta alternativa va en la línea de pacificar el tráfico”, dice el texto.

Diagonal 2. El tranvía iría por una plataforma segregada en el centro de la avenida entre Francesc Macià y Aragó. Y desde Aragó a Glòries, también por el centro de la actual rambla. Requeriría la reforma total de la Diagonal, con una fuerte reducción del tráfico y grandes afectaciones de los servicios de subsuelo. Añade que la opción también persigue la reducción del tráfico.

Diagonal 3. Una combinación de las otras dos. Una plataforma central entre Francesc Macià y Aragó. Después, hasta Glòries, se separarían. En teoría minimiza el impacto de la obra.

Urgell-Gran Via-Glòries. Bajaría por Urgell —lado Llobregat— hasta la Gran Via, donde se situaría en el lado de montaña. Supone suprimir todos los giros a la izquierda del tráfico de Urgell para dar prioridad al tranvía. En el lado Besòs de la calle no se puede porque hay un gran conducto de agua en el subsuelo. Hay que desviar el carril bici. Al llegar a la Gran Via afectaría a las paradas de metro de Urgell y Villarroel. Se verían afectados los giros a la izquierda de la avenida. El trazado coincide con las líneas 1 y 2 del metro.

Urgell-Provença-Cartagena o Dos de Maig-Glòries. Este trazado no está en el informe municipal, pero se discute en el área de Hábitat Urbano. Evitaría el paso por el paseo de Sant Joan y la Gran Via. Tendría los mismos inconvenientes que el otro trazado de Provença y representaría el fin del Bus Turístic, ya que haría el mismo recorrido, pasando por delante de La Pedrera y la Sagrada Familia. También se llevaría por delante el carril bici. Fuentes de CiU aseguran que Trias tiene dudas sobre la unión por el paseo de Sant Joan, por lo cual estas podrían ser otras alternativas. El informe, sin embargo, no toca puntos tan sensibles como la integración en los trazados de las plazas de Tetuan, Jacint Verdaguer y, lo más sorprendente, el enlace con Glòries.

Además de destapar ayer sus cartas frente a la conexión del tranvía, el alcalde anunció que el martes se reunirá con la ministra de Fomento, Ana Pastor, para intentar obtener más dinero para los accesos ferroviarios y viarios al puerto, y para el corredor mediterráneo. “Si me dijera que tengo que priorizar, diría que solo pido esas dos cosas”, dijo Trias en su conferencia en el Círculo de Economía.

Haciendo el mismo ejercicio en el tema del transporte de la ciudad, el alcalde aseguró que prioriza el despliegue del RetBus, la red de autobuses rápidos. Según Trias, sus costes son inferiores y su ejecución más sencilla. Se espera que cuatro líneas entren en marcha en otoño. El alcalde explicó que ahora es momento de evaluar cuándo se podría realizar la conexión del tranvía —que figura en su programa electoral—, valorar su coste y estudiar la capacidad financiera. El gobierno socialista calculó que la implantación del tranvía costaría unos 220 millones de euros.

La semana pasada, el PSC revivió el debate de la conexión por la Diagonal. Su nuevo líder, Jordi Martí, la incluyó en las 100 iniciativas de su plan de actuación municipal alternativo por ser la “más eficaz”. Martí considera la opción de Provença un error. Por su parte, el presidente de ICV-EUiA, Ricard Gomà, criticó que Trias obviara un acuerdo unánime de la Comisión de Movilidad que pedía que se estudiara la conexión incluyendo diversas alternativas, informa Europa Press. La Diagonal entra de nuevo en la agenda, y en campaña.