Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo vuelve a retrasar el PGOU de Alicante por el escándalo Brugal

La alcaldesa de Alicante expone el plan general, concluido hace dos años, por tercer vez

La aprobación definitiva del nuevo ordenamiento se retrasará al menos otros 24 meses

Una vista panorámica de la ciudad de Alicante.
Una vista panorámica de la ciudad de Alicante.

¿Ataque de transparencia o cortafuegos judicial? Este es el interrogante que subyace en la iniciativa del Gobierno local de Alicante, liderado por Sonia Castedo, del PP, de sacar a exposición pública por tercera vez el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad. La regidora ha optado por esta vía dos años después de haber remitido el documento a la Consejería de Urbanismo para su visto bueno.

Castedo, que en febrero de 2010 aseguró públicamente que no habría una tercera exposición del PGOU, justifica ahora el cambio de rumbo en la necesidad de “garantizar la máxima transparencia y seguridad jurídica”. La alcaldesa esgrime nuevos informes sectoriales, aunque no ha desvelado qué variaciones aportan al documento aprobado por el Ayuntamiento en mayo de 2010.

Un plan eterno

Promesa frustrada. La revisión del PGOU fue la prioridad del PP desde su llegada a la alcaldía. 17 años después, Alicante se rige por el obsoleto plan de 1987.

Primer redactor. El exalcalde Luis Díaz Alperi fichó al arquitecto Lluís Cantallop como redactor. A los tres años lo echó y fichó a Jesús Quesada.

Recta final. El equipo de Quesada enfiló la recta final de la redacción del documento en marzo de 2008, fecha en la que comenzaron las escuchas de Brugal a Ortiz.

Aprobación inicial. En mayo de 201o el Ayuntamiento aprobó provisionalmente el PGOU.

Acusación del fiscal. En octubre de 2010 trasciende la acusación del fiscal a Castedo y Alperi por el supuesto amaño del PGOU.

La oposición municipal y otras fuentes de Urbanismo resaltan, en cambio, lo atípico de esa nueva exposición al público una vez que ha sido remitido al Consell y apuntan a que la regidora y el Ejecutivo valenciano, que preside Alberto Fabra, intentan ganar tiempo a la espera del alcance y desenlace de la investigación judicial sobre el caso Brugal que afecta a la alcaldesa y al urbanismo de la ciudad.

En la recta final de la tramitación del planeamiento, a partir de marzo de 2008, el PGOU quedó atrapado en las redes del caso Brugal. Las escuchas telefónicas recogidas en el sumario dejaron aflorar un supuesto trato de favor de Castedo y su antecesor en el cargo y actual diputado autonómico del PP, Luis Díaz Alperi, al promotor local Enrique Ortiz. El fiscal Anticorrupción acusa a Castedo y Alperi de cohecho y tráfico de influencias y uso privilegiado de información. La instrucción del sumario está pendiente de un último informe policial. El juez está obligado a enviar la causa al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) si observa indicios de delitos en Castedo y Alperi, por su condición de aforados.

La tercera exposición del PGOU supondrá, al menos, dos años más de retraso en su tortuosa tramitación del documento, que el PP se comprometió a renovar tras su llegada a la alcaldía hace 17 años. La ciudad, en pleno siglo XXI y atrapada en la crisis económica general, tiene como faro urbanístico el arcaico y remendado plan de 1987.

El Gobierno del PP aprobó provisionalmente el PGOU en mayo de 2010. Y así dio carpetazo a una década de idas y venidas de la mano del entonces alcalde Alperi. Éste confió inicialmente la redacción de documento al prestigioso arquitecto Lluís Cantallops. Sin embargo, a finales de 2007 Alperi despachó al profesional por discrepancias con su filosofía urbanística. El PP, con Castedo entonces al frente del área de Urbanismo, fichó al despacho del arquitecto Jesús Quesada, quien en tiempo récord presentó un planeamiento. Un documento que prevé recalificar como urbanizable 12,4 millones de suelo, que suman a los 3,6 del Plan Rabassa.

Martín (PSPV): “Al PP nunca le ha interesado la transparencia”

Tras la aprobación provisional, el Ayuntamiento remitió el documento, incluidos los informes sectoriales, a la comisión territorial de Urbanismo. Este organismo ha guardado silencio en estos dos años. Cuando la instrucción de Brugal sobre el PGOU enfila la recta final, la alcaldesa anuncia la tercera exposición.

Fuentes de la consejería de Urbanismo aseguran que este procedimiento “es habitual”, pero no precisan qué tipo de variaciones incluyen los nuevos informes, o si hay un dictamen particular de la propia consejería.

La concejal de Urbanismo, Marta García Romeu, admite que aún no tiene cerrado el calendario del nuevo trámite e ignora el alcance de las modificaciones o correcciones de los informes sectoriales. "El PGOU se volverá a exponer en su totalidad", puntualiza. “Los encargados de realizar estos trabajos previos son los técnicos municipales y el equipo redactor. Y se volverá a exponer al público a principios de 2013”, precisa. El arquitecto redactor está imputado en la pieza de Brugal.

La versión del equipo de gobierno y de la Consejería contrasta con la de otros expertos en materia urbanística como Carlos Arribas, portavoz de Ecologistas en Acción en Alicante. "Salvo el PGOU de Sant Joan d'Alacant no ha habido ningún PGOU que se haya expuesto tres veces, y éste aún fue cuando estaba en fase de tramitación en el Ayuntamiento", asegura.

La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Elena Martín, tiene claro el objetivo del PP con esta tercera exposición: "Que no nos tomen por tontos. Nunca han creído en la transparencia, por tanto, lo único que pretenden es dilatar el trámite del plan para ver cómo se resuelve el caso Brugal", afirma. "Ellos saben perfectamente lo qué han hecho y cómo han tramitado este plan, pero no les importa el interés general de la ciudad. Alperi y Castedo sólo han perseguido su interés particular", añade. La dirigente socialista subraya que PP no ha informado en el órgano correspondiente la comisión de urbanismo de esa tercera exposición al público. “Una muestra más de su desprecio a la hacia la oposición”, apostilla.

El portavoz del Grupo de Esquerra Unida, Miguel Ángel Pavón, es de la misma teoría. “Nosotros ya pedimos con anterioridad una nueva exposición, pero nunca se nos contestó”, asevera. “En la próxima reunión de la comisión de Urbanismo exigiremos que nos explique los motivos de por qué ahora si habrá tercera exposición, qué cuestionan los informes y los plazos”, añade. Pavón se mantiene firme en demanda inicial tras destaparse el escándalo del supuesto amaño del PGOU: “La única alternativa que tienen el Consell y Castedo es retirarlo y comenzar el proceso de cero”.