el conflicto del PNV alavés

El único dirigente crítico del ABB renuncia a asistir a la reunión de la ejecutiva

El presidente del ABB cita por vez primera a su equipo

El polémico proceso interno que el PNV ha soportado para culminar su renovación orgánica en Álava vivió ayer, quizá, uno de sus últimos coletazos. El único miembro de la nueva ejecutiva territorial crítico con el recién elegido presidente, Xabier Agirre, renunció a su presencia en el cónclave, como ya había advertido un día antes. Eugenio Jiménez, afín al anterior líder provincial, Iñaki Gerenabarrena, considera que su elección ha sido “ilegítima”, ya que él mismo había renunciado previamente a la condición de candidato.

La dirección territorial debe determinar ahora si iniciará otro proceso para elegir al miembro que le falta, para lo que es preceptiva la renuncia de este, o si continuará su mandato con la plaza vacante. Tampoco son descartables más formas de protesta por parte del sector crítico, que el sábado ya manifestó su desacuerdo con la repetición de las votaciones para conformar la nueva ejecutiva.

Los partidarios de Gerenabarrena ganaron el primer proceso, el 24 de marzo, dando forma a una ejecutiva de mayoría crítica con Agirre, pero el tribunal interno del PNV ordenó repetir las votaciones, al entender que algunos apoderados habían incumplido el mandato de voto de las bases.

Los afines al expresidente alavés, como protesta, abandonaron la sesión del pasado sábado, lo que permitió conformar una nueva ejecutiva controlada casi de forma absoluta por Agirre. Ayer celebró en Vitoria su primera reunión, en la que se fijaron objetivos y se repartieron funciones entre sus componentes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS