Novagalicia Banco entra en pérdidas

La entidad dejará de pagar los intereses por las participaciones preferentes

Al filo de la una de la madrugada, la Comisión Nacional del Mercado de Valores recibió un comunicado de Novagalicia Banco que reconoce unas pérdidas en 2011 de 168,7 millones de euros. Un agujero negro, el primero de su historia, que aflora tras los saneamientos de 2.050 millones que la entidad se ha visto obligada a realizar por el enorme peso del ladrillo en su balance. El resultado individual (sin contar con la corporación industrial), fue de 69,5 millones en negativo, unos números rojos que, como reconoce la entidad presidida por José María Castellano, le obligan a suspender el pago de los intereses “de las participaciones preferentes y obligaciones subordinadas perpetuas”, circunstancia que, como mínimo, profundizará en el enorme coste de imagen que estas operaciones le están acarreando a la entidad.

El comunicado informa de que consejo de administración, reunido este viernes, aprobó el plan que ha remitido al Banco de España para cumplir con el nuevo decreto de saneamiento y que se reduce a dos únicas posibilidades: la entrada de inversores privados minoritarios que tomen un mínimo del 20% de la entidad mediante un proceso competitivo o la subasta completa del banco “como en los procesos análogos recientes”, léase lo ocurrido con la quebrada CAM o el Banco de Valencia. El plan para “continuar en solitario”, que hace apenas dos días defendían en público destacados ejecutivos de la entidad como el único camino admisible, se da de bruces con la realidad.

La cuenta de resultados que presenta Novagalicia Banco es un rosario de malas noticias. Todas las áreas de negocio se saldan con descensos de dos dígitos. El margen de intereses (la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y lo que ofrece por los depósitos), desciende un 26% hasta los 675 millones. El resultado bruto de explotación, antes de las dotaciones, cae un 85% hasta los 74 millones de euros. Y el neto atribuido al grupo, de 168 millones de euros en negativo, es un 258% peor que el presentado hace un año. La entidad ha perdido en 2011 un total de 2.053 millones de euros en depósitos de clientes y ha dado 3.787 millones menos en créditos, a la luz del balance presentado ante la CNMV.

A la vista de las grandes cifras, el recorte de gastos de explotación en el que tanto han insistido la entidad no ha salvado ni de lejos la caída: el banco se ha ahorrado 55 millones, de los cuales 20 corresponden a los gastos de personal y 21 a la partida de "otros gastos generales", de funcionamiento.

Más que un jarro de agua fría, el resultado del ejercicio, que hasta el último minuto del viernes se intentó escamotear a la prensa, resulta un golpe enorme para Novagalicia Banco, que hace escasas semanas presentaba su nueva marca comercial fuera de Galicia, EVO Banco. Aun así, el propio comunicado, firmado por José María Castellano y por el consejero delegado, César González Bueno, deja un hueco para el optimismo: consideran que dejar de pagar las preferentes es “un hecho coyuntural, por cuanto la estrategia de cumplimiento del RD [de reforma del sistema financiero] debiera permitir que NCG Banco resuelva este asunto”.

 Horas antes de hacer públicos sus resultados, la entidad gallega ya había remitido a la CNMV su informe de gobierno corporativo, en el que se informa de que sus diez consejeros han cobrado 953.000 euros en 2011, entre retribuciones fijas, dietas y otros conceptos; mientras que los miembros de alta dirección (ocho personas) han ingresado 1,7 millones de euros

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En concreto, 547.000 euros corresponden a las retribuciones fijas desde que el banco comenzó su actividad, el 14 de septiembre de 2011, y que se embolsaron los dos consejeros ejecutivos, José María Castellano y César González Bueno. Un total de 378.000 euros se dedicaron a dietas por la asistencia a consejos (cuatro reuniones en total) y comisiones (el informe no especifica cuántas). 28.000 euros corresponden a otras remuneraciones -no se han pagado retribuciones variables-. Esas dietas, a una media de 37.800 euros por persona, las disfrutaron los consejeros por tres meses y medio de trabajo. Además, hay que sumar a esta cantidad otros 317.000 euros recibidos por los consejeros que tienen puestos de representación en empresas del grupo.

 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

María Fernández

Redactora del diario EL PAÍS desde 2008. Ha trabajado en la delegación de Galicia, en Nacional y actualmente en la sección de Economía, dentro del suplemento NEGOCIOS. Ha sido durante cinco años profesora de narrativas digitales del Máster que imparte el periódico en colaboración con la UAM y tiene formación de posgrado en economía.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS