Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

Moscú espera al Valencia Basket

El conjunto de Perasovic vence con grandeza y holgura al Buducnost (85-63)

El quipo pasa a la Final a Cuatro de la Eurocup

La Fonteta vivió este martes una nueva noche de pasión y orgullo, de baloncesto en estado puro que concluyó de manera mágica y perfecta. El mal inicio de temporada del Valencia Basket puede tener un gran final. El conjunto naranja tiene la oportunidad de alzarse por tercera vez en su historia un título europeo. Con paso firme y buena letra, el equipo de Perasovic certificó ante el Buducnost el pase a la Final a Cuatro de la Eurocup que se disputará en Moscú el 14 y 15 del próximo mes. El rival en la semifinal será el Spartak San Petersburgo. El Khimki ruso y el Lietuvos Riga de Lituania completan el cuadro de honor de un torneo que el Valencia Basket quiere conquistar de nuevo.

Ficha técnica

85.- Valencia Basket (28+16+28+13): San Miguel (6), Martínez (6), Claver (13), Caner-Medley (11), Ogilvy (11) -cinco titular- Markovic (8), Newley (4), Faverani (11), Pietrus (7), De Colo (8) y Kuksiks (-).

63.- KK Buducnost Voli (11+17+14+21): Anderson (13), Mihailovic (-), A. Popovic (1), Vitkovac (12), Dubljevic (17) -cinco titular- M. Popovic (9), Milosevic (3), Ivanovic (-), Rizvic (3), Bouldin (5).

Árbitros: Lopes (POR), Shulga (UKR) y Anastopoulos (GRE). Eliminaron por faltas personales a los visitantes Mihailovic (m.27), Popovic (m. 29) y Vitkokvac (m.40).

Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Eurocopa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 8.800 espectadores.

El ejemplo de Pogdorica una semana atrás, sirvió de estímulo y ejemplo para el Valencia Basket que tenía que levantar una desventaja de cuatro puntos. El encuentro ante el conjunto montenegrino exigía responsabilidad, compromiso y concentración máxima de principio a fin para el grupo de Perasovic. El técnico croata ha sabido transmitir carácter y orden a un extenso grupo de notables jugadores capitaneados por un sobresaliente Víctor Claver. El Valencia Basket empequeñeció a un correcto Buducnost que evidenció la falta de banquillo. El alto ritmo impuesto por el equipo naranja asfixió al conjunto montenegrino. La merma de oxígeno le restó destreza y efectividad. Todo lo contrario que al Valencia Basket. El billete a Moscú merecía un ejercicio de grandeza.

Víctor Claver asumió el protagonismo inicial. La primera canasta del encuentro resultó un triple del ícono del Valencia Basket. Todo un aviso. Seguidamente Rodrigo San Miguel imitó al capitán naranja. Señal de confianza del conjunto de Perasovic que arrancó con la tensión positiva necesaria. La nota negativa, resultó de nuevo las dos faltas personales señaladas a Rafa Martínez en los primeros minutos, al igual que sucediera en la ida en Podgorica y que le obligaba a menguar su participación.

A partir de la intensidad defensiva, sostenida con las rotaciones practicadas por Perasovic, el Valencia Basket comenzó a cimentar la victoria. Al Buducnost le costaba incluso llevar la pelota a la canasta contraria y, llegada a ella, contaba con escasos segundos para seleccionar un tiro exitoso. La defensa naranja desquiciaba al equipo montenegrino que vio como su exigua ventaja de cuatro puntos con la que llegó a la Fonteta se esfumó y quedó ampliamente superada ya desde un primer cuarto nefasto para sus intereses y perfecto para el Valencia Basket cuya renta se marchó a los 17 puntos (28-11).

Lo sucedido en el último cuarto en la ida en Podgorica, no permitía relajación alguna al Valencia Basket que prosiguió a lo suyo. Con la misma actitud, con igual acierto. El Buducnost se sostenía por el buen hacer de Dubljevic y de Anderson. Con serenidad y constancia el equipo naranja mantuvo la prudencial distancia en el marcador llegado el descanso (44-28). Llegado al tercer periodo, el Buducnost bajó los brazos, sometido por el rodillo naranja que llevó la ventaja hasta los 30 puntos. El cuarto periodo resultó testimonial para una Valencia Basket que sueña con conquistar de nuevo Europa.