Los candidatos al PSPV apelan a la unidad, pero ninguno cede en su postura

Último fin de semana de campaña antes del XII Congreso de los socialistas valencianos

Los cuatro candidatos a la secretaría general del PSPV apostaron con diversos mensajes sobre la necesidad de que la organización salga reforzada y unida tras el XII Congreso que se celebrará el próximo fin de semana en Alicante. Sin embargo, ninguno de ellos propuso fórmula alguna para conseguir la reclamada unión.

Todo apunta a que el cónclave de los socialistas valencianos será de confrontación entre los dos candidatos que más apoyo han obtenido en al elección de delegados: El actual secretario general, Jorge Alarte, y el diputado en Madrid y alcalde de Morella, Ximo Puig. Las opciones de los dos aspirantes, Francesc Romeu y Manuel Mata, son escasas, aunque ambos mantienen la confianza de conseguir el aval del 20% de los delegados para poder ser proclamados oficialmente candidatos a la secretaría general.

Alarte explicó en Vila-real su deseo de conseguir “un gran pacto por el socialismo valenciano, a favor de los cambios que precisa nuestro partido que acabe por romper la dinámica de disputarnos el poder por el poder”. El actual secretario general apostó por “dar una sorpresa a los valencianos en el XII Congreso” si consiguen salir del mismo “confiados, unidos y con la decisión de ejecutar los cambios necesarios”.

Ximo Puig no eligió Picanya por casualidad. Es la localidad de la que fue alcalde Ciprià Císcar con quien, según todas las apariencias, tiene un acuerdo cerrado de cara al congreso. En la localidad de l”Horta Sud, Puig reunió a unas doscientas personas entre las que se encontraban alcaldes y portavoces de grupos socialistas para hablar de municipalismo. El alcalde de Morella apeló a la necesidad de afrontar el congreso “desde la cohesión para conseguir una alternativa progresista potente, real y capaz de dar soluciones a los valencianos a partir de 2015”.

Francesc Romeu no estuvo el domingo con militantes. Se limitó a emitir un comunicado en el que se mostraba convencido de “poder ofrecer a los delegados una solución de integración necesaria”. Romeu, que cree haber aumentado sus apoyos ante lo que el considera la pérdida de confianza experimentada por Alarte y Puig, aseguró no querer “componendas ni repartos” porque el suyo es un proyecto “donde no sobra nadie y con capacidad para recuperar el pacto social que rompimos hace años”.

La plaça del Furs, junto a las Torres de Serranos de Valencia, volvió a ser el escenario en el que Manuel Mata reunió al aire libre a cerca de cien personas para explicar que el mensaje que llevará a Alicante será el de la “libertad” como garantía que evite “el choque de trenes” y acabar así “con un movimiento pendular” en el que el partido se “ha encerrado” en los últimos tiempos. Mata también insistió en que en el PSPV “no sobra nadie” y explicó que el “no cuenta delegados”, sino que “cuenta con ellos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otra parte los alcaldes de Alcoi y Ontinyent más al portavoz socialista de Xàtiva emitieron ayer un comunicado en el que se desmarcaban de las informaciones que daban por hecho su apoyo a Ximo Puig. En la nota, los tres dirigentes locales recordaban que los ciudadanos esperan de los socialistas que “les den motivos para volver a confiar en el PSPV. Ante el caos, el desastre permanente y la corrupción generalizada a la que nos ha llevado la derecha, los socialistas estamos demostramos donde gobernamos que se puede afrontar la crisis con dignidad y eficacia. Lo que nos ha de unir, concluían, es el PSPV-PSOE y nuestro voluntad de servir al progreso de este país”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS