El Bicing tendrá publicidad en vehículos y estaciones este año

El Ayuntamiento introducirá la tarificación en la cuota de la bicicleta pública a partir de 2013

Dos usuarias del Bicing en Gran Via con Paseo de Gracia.
Dos usuarias del Bicing en Gran Via con Paseo de Gracia.TEJEDERAS

El Bicing cuesta más dinero del que ingresa por los abonos. Solución: buscar patrocinadores y revisar el sistema de tarifas. Publicidad en los guardabarros, en las barras de sujeción y hasta en el suelo de las estaciones del Bicing. Las bicicletas públicas de Barcelona dejarán de ser solo blancas y rojas antes de que acabe 2012 ya que el Ayuntamiento da por hecho el cierre de las negociaciones que tiene en marcha para patrocinar el Bicing. De esa manera se pretende obtener más ingresos para evitar el alto coste que el servicio supone para el Consistorio, que según la segunda teniente de alcalde de la ciudad, Sònia Recasens, asciende al 77% del total. En 2011, el coste del Bicing fue de 15,4 millones de euros y los ingresos de los abonados alcanzaron 3,5 millones, por lo que el año se cerró con un déficit de 12 millones, que afrontó la caja municipal.

La publicidad se insertará en los guardabarros —que conservarán el logotipo— y posiblemente también en una plancha que se colocará entre las barras del vehículo. En la parte frontal, en el manillar, se podrá colocar publicidad de entidades colaboradoras con el Ayuntamiento o de instituciones de forma gratuita. Esta publicidad tendrá colores reflectantes para mejorar la seguridad de las bicicletas.

No será este el único método para incrementar los ingresos. A partir de 2013, el Consistorio introducirá la tarificación en los abonos de los usuarios. El abono de este año es de 45 euros, con independencia del uso que se haga, sean 2, 4 o 20 desplazamientos al día.

El Ayuntamiento de Barcelona sopesa introducir títulos trimestrales, pero sobre todo equilibrar las tarifas según el uso que se haga, con un sistema que podría ser parecido al pago por la conexión de Internet. Asimismo descarta los abonos diarios para evitar el uso turístico.

En opinión del Bicicleta Club Cataluña (BACC), el Consistorio solo tiene una política para el Bicing, encaminada a mejorar la cuenta de explotación del sistema sin tener en cuenta otros aspectos, como la calidad de las infraestructuras de la ciudad, especialmente la seguridad de los carriles bici. “En la ciudad hay muchos ciclistas, además de los usuarios del Bicing, que esperan a que se mejore la red”, apuntaba ayer Joan Valls, del BACC. Esa entidad ha recibido el encargo del Consistorio de realizar un estudio entre los ciclistas urbanos sobre la opinión y los usos en sus trayectos diarios: qué rutas hacen, por qué evitan según qué recorridos o qué aspectos son determinantes en sus trayectos.

El resultado de ese estudio, junto con las conclusiones de una auditoría que está realizando el área de circulación municipal y los datos de la siniestralidad de las bicicletas en Barcelona, servirá para trazar un plan de mejora de la red de carriles bici, que adolecen de serios defectos desde hace años. La regidora Recasens dio por sentado que ese plan se cerrará este año. Otra cosa es cuándo se empezará a trabajar e invertir.

En el quinto aniversario, el El Bicing es un sistema de transporte público ya consolidado con 122.000 abonados. Son 6.000 bicicletas públicas que hacen unos 50.000 desplazamientos diarios. Otros 50.000 los hacen ciclistas con vehículo propio. Desde 2009, el número de estaciones del Bicing en la ciudad es de 420, aunque algunas de ellas podrían anularse, según precisó ayer la edil, por el escaso número de movimientos que registran.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50