Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agirre presidirá el PNV en Álava

Los triunfos de ayer en localidades como Llodio, Zuia o Elburgo garantizan ya al exdiputado general la mayoría necesaria para relevar a Gerenabarrena

Agirre, en primer término, y Gerenabarrena, en el interior de las Juntas Generales.
Agirre, en primer término, y Gerenabarrena, en el interior de las Juntas Generales.

Xabier Agirre será el nuevo presidente del PNV en Álava. El exdiputado general relevará al actual líder territorial, Iñaki Gerenabarrena, en la asamblea territorial del próximo día 24, tras recabar en los últimos días el apoyo mayoritario de las bases, aunque por un estrecho margen de diferencia. Su triunfo de ayer en localidades como Llodio, Zuia o Elburgo le garantizan el primer mandato hasta 2016. Su triunfo supone un espaldarazo a la línea oficial del partido.

La campaña interna ha sido muy intensa durante las últimas semanas en Álava. Localidad por localidad, batzoki por batzoki, Agirre y Gerenabarrena han tratado de rascar sufragio a sufragio entre los afiliados, conscientes del estrecho margen que iba a otorgar la presidencia a uno u otro. Aunque a falta todavía de la votación en algunas juntas municipales de la provincia, el margen es suficiente para el exdiputado general, que ya se impuso por 31 votos a 25 en una primera vuelta que muchos consideraron, por entonces, un anticipo de lo que se ha repetido.

El nombramiento se hará oficial en la asamblea territorial del sábado

Álava rompe así la continuidad por la que se han decantado las bases de Bizkaia y Gipuzkoa, donde está confirmado que Andoni Ortuzar y Joseba Egibar, respectivamente, repetirán como líderes territoriales. En el caso alavés ha pasado factura el desgaste de imagen asociado al caso De Miguel, con el que ha rebrotado un sector contestatario que permanecía dormido y ha encontrado su punto de encuentro en la figura de Agirre.

En línea con las pretensiones de la dirección nacional, y acuciado quizá por un debilitado Gobierno foral en minoría, el exdiputado general abanderó desde un primer momento la política de tolerancia cero contra la corrupción en Álava. Supo ganarse así a los desencantados con la gestión de Gerenabarrena, cuya respuesta fue bastante más laxa, habida cuenta de que Alfredo de Miguel, Aitor Telleria y Alfonso Arriola, hombres de su confianza, eran también los principales imputados por cohecho, blanqueo de dinero y tráfico de influencias. No obstante, Gerenabarrena ha conseguido rearmar un bloque sólido de apoyos en esta carrera electoral.

Agirre ya se impuso a Gerenabarrena la pasada semana en Vitoria, donde los cuatro batzokis suman 11 de los 65 votos de la asamblea territorial. El exdiputado general ganó en Abendaño, Erdialde y Zaramaga, mientras que perdió el de Lakua respecto a la primera vuelta. Aún así, logró nueve de los sufragios en juego, por los dos únicos que obtuvo el hasta ahora líder territorial. Fue solo un avance de lo que se ha ido trasladando desde entonces a distintos municipios de la provincia, hasta otorgar a Agirre la mayoría necesaria.

A la espera de conocer los resultados de las últimas juntas pendientes, el nombramiento de Agirre como nuevo presidente del PNV alavés se oficiará en la asamblea territorial del sábado.