LIGA EUROPA | SORTEO DE CUARTOS DE FINAL

El Athletic, a la mina

El Schalke de Raúl es bien recibido en Bilbao que quería un rival extranjero y de prestigio Huntelaar, exatlético, se ha convertido en el punto de referencia del equipo alemán

Raúl se lamenta de una jugada ante el Twente, al que eliminaron el jueves en Alemania, junto a su compañero Joel Matip.
Raúl se lamenta de una jugada ante el Twente, al que eliminaron el jueves en Alemania, junto a su compañero Joel Matip. INA FASBENDER (REUTERS)

Si el Athletic quería perfume a fútbol, tradición y exigencia máxima, su rival predilecto era el Schalke 04. Sin demérito del resto, descontados los enfrentamientos entre españoles que siempre inducen a la rutina y desapasionan las eliminatorias, el Athletic sabía que el Schalke era el rival más complejo del bombo. Fútbol alemán que partiendo de la cuenca minera se ha refinado hasta el punto de contar entre sus filas a ingenieros como Raúl y Jurado (este último, suplente), más dados al arte que a la industria y a barreneros como Huntelaar, exdelantero del Real Madrid y el Milan, perfectamente insertado en la mecánica de la cuenca del Ruhr.

En cierto modo, el Athletic se va a mirar en un espejo, aunque vea los colores cambiados. El Schalke no aspira a la Bundesliga y tiene puestas todas sus esperanzas en la competición continental, amén de lograr la tercera plaza en Alemania que le daría un sitio en la Champions League. Demasiadas similitudes con el Athletic que, a diferencia del equipo alemán, añade un objetivo más: la Copa del Rey, que disputará en mayo al Barcelona.

El Athletic se va a mirar en el espejo de un equipo que busca lo mismo que él

El foco está puesto en Raúl, que a sus 35 años sigue manteniendo un ritmo competitivo envidiable en un fútbol tan exigente como el alemán. Pero el Schalke es mucho más. Es el tanque Huntelaar, un futbolista que ha hecho del poderío físico su razón de ser, y que suele ser acompañado por futbolistas más ligeros como el peruano Farfán o el rumano Marica. En la defensa hay otro viejo conocido del madridismo como Metzelder, aunque en el Santiago Bernabeu se le vio poco. Es el jefe, junto al lateral derecho Fuchs, el futbolista más utilizado por el holandés Huub Stevens aunque curiosamente quien maneja el cotarro es un alemán-estadounidense, Jermaine Jones. Un tipo complicado, con un pasado difícil, y lleno de dimes y diretes cada vez que concede una entrevista. Gracias a las normativas de la UEFA y la FIFA, pudo jugar como estadounidense y como alemán, aunque su juego prevalece sobre sus declaraciones, que le han llevado a conflictos sobre el racismo y otros temas.

El capitán del Athletic, Andoni Iraola, consideraba ayer que “es una eliminatoria igualada ante uno de los favoritos para conquistar este título europeo”. Iraola destacaba que la presencia en el conjunto renano de futbolistas como Raúl, Jurado o Huntelaar le hace un equipo “más conocido” que otros de los que había en el bombo, entre ellos dos como Valencia o Atlético, a los que, aseguró el defensa, el vestuario rojiblanco prefería evitar. “Primero, porque son buenos equipos, pero además vamos a enfrentarnos a los dos dentro de poco en la Liga y nos apetecía más un rival de otro país, con nombre, con jugadores importantes y que fuera una eliminatoria atractiva. Y el Schalke está bien”, señaló.

“Es un sorteo duro, pero nuestra ambición es la final”, dice el mánager alemán

Por su parte, el entrenador del Schalke 04, el holandés Huub Stevens, y el mánager del equipo, Horst Heldt, expresaron sus respetos al Athletic. “Nos ha tocado un boleto duro. Bilbao dispone de un buen equipo, el séptimo en la clasificación de la Liga española y además ha sido capaz de expulsar al Manchester United de la competición”, dijo Heldt. Sin embargo, subrayó: “Nos hemos puesto invariablemente como meta ambiciosa alcanzar la final. Si queremos conseguirlo debemos tener claro que los rivales serán cada vez más potentes en la siguiente ronda”. “Han sido capaces de derrotar dos veces merecidamente al Manchester United y eso dice mucho de la fortaleza del Athletic. Es un buen colectivo”, señaló el preparador del conjunto albiceleste. El mister holandés comentó además que “jugar primero en casa no significa nada para mí. La ventaja del terreno propio solo tiene importancia cuando se fuerza la prórroga”.

La intensidad se ha convertido en el principal argumento del equipo de Bielsa. Nada de especular con las debilidades del rival y sí proponer enfrentamientos complejos, exigentes, tanto para el equipo como para el público.

La visita del Schalke, el 5 de abril, Jueves Santo (la ida será en Gelsenkirchen el 29 de marzo) puede volver a movilizar San Mamés como ante el United, a poco que el resultado de Alemania acompañe. El director deportivo del Athletic, José María Amorrortu incidía en el espíritu general de la eliminatoria”. Es un rival importante, que el año pasado estuvo en semifinales de la Champions y que tiene jugadores con mucha experiencia a nivel internacional, como Raúl”, y por ello, “es una gran oportunidad para dar otro paso hacia adelante”. Además, para Amorrortu, la posibilidad de poder resolver la ronda el 5 de abril en San Mamés tiene una “importancia relativa, pero la tiene. Tener el empuje del público en el último partido para confirmar o superar el resultado de la ida es una baza importante. Sabemos cómo es San Mamés y cómo nos alienta”, ha destacado.

Cada cual veía el sorteo a su manera. Lo que para Stevens era una ventaja solo en la prórroga, si la hubiera, para Amorrortu, es una ventaja anímica, una vez visto el ambiente que ha envuelto el partido frente al Manchester United.

El Athletic además solo se enfrentará a Atlético o Valencia en la final, ya que si supera al Schalke 04, disputaría la semifinal al vencedor del Sporting de Portugal-Matalist de Ucrania. En cambio, Valencia y Atlético se cruzarían si ambos superan a AZ Alkmaar y Hannover, dos rivales al alcance de los dos equipos españoles, que han solventado sus eliminatorias con la superioridad esperada.

La duda en Bilbao es si se producirá un desplazamiento similar al de Manchester, algo que parece poco probable por cansancio económico, por la mística del rival y porque espera en breve la final de la Copa del Rey, otro notable desembolso que, sin embargo, dejará a muchos aficionados obligatoriamente en casa por falta de localidades. Pero la exaltación del jueves por la noche abre la puerta a cualquier respuesta inesperada. A raíz de la eliminatoria frente al Manchester, Bilbao ha elevado el listón y ya se piensa en la final de Bucarest como primer objetivo de la temporada. También en eso Schalke y Athletic se asemejan.

El Athletic, en cualquier caso volvió ayer al trabajo y Bielsa no perdió ni un gramo de intensidad en el entrenamiento. Incluso se espera que Fernando Llorente, que se retiró antes del descanso tras marcar el primer gol al Manchester, pueda estar disponible mañana frente al Valencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción