Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesionales de la danza reclaman transparencia en la gestión del ballet

La asociación APDCV sale al paso de la polémica de los bailarines

Aboga por defender sus derechos laborales

La Asociación de Profesionales de la Danza de la Comunidad Valenciana (APDCV) ha remitido un comunicado en el que "quiere hacer público su malestar ante la polémica suscitada a raíz de la no renovación de nueve bailarines del Ballet de Teatres de la Generalitat Valenciana" y de la denuncia presentada por conculcar sus derechos laborales. La APDCV expresa su “extrañeza con el mutismo de la dirección del Ballet de Teatres”, al entender que el ente público “debe aspirar a la máxima claridad y transparencia”.

Continúa el comunicado incidiendo en que los bailarines que actualmente siguen en plantilla emitieron hace unas semanas un comunicado público en el que desmentían distintas noticias aparecidas en los medios de comunicación y daban su versión de los hechos según su vivencia personal. Los nueve excomponentes del Ballet, a los que el pasado enero no se les renovó el contrato, emitieron también por su parte otro comunicado anunciando la demanda judicial interpuesta y negando algunas acusaciones vertidas sobre ellos. Ante esta situación, y bajo su “incondicional apoyo a todo el colectivo de la danza”, la APDCV reconoce y respalda “el derecho de cualquier bailarín y profesional de la danza a tomar las medidas legales que fueran necesarias para mejorar sus derechos laborales o conseguir que se le reconozcan los mismos en cualquier situación”.

Desde el primer momento, la APDCV ha estado “atenta e interesada” en seguir todo el proceso buscando contactar y reunirse con todas las partes implicadas: “La prudencia y la necesidad de contrastar toda la información para poder actuar consecuentemente y con sentido común, así como con el respeto a la confidencialidad de todas las partes, es lo que ha hecho retrasar la emisión de este comunicado público”.

Y en este sentido, aclaran, han mantenido conversación telefónica con una persona responsable del Centro Coreográfico, y una reunión con los dos grupos de bailarines. Sin embargo, pese a las “reiteradas peticiones de reunión” efectuadas al comité de empresa de Teatres de la Generalitat, la APDCV no ha obtenido ninguna respuesta: “Nos ha sido imposible reunirnos con el comité de empresa, un hecho que lamentamos profundamente dado el posible peso que éste puede llegar a tener en todo lo relacionado con las reivindicaciones de los trabajadores que supuestamente representan”.

Como asociación de profesionales de la danza, la APDCV quiere dejar claro que defiende “la continuidad del Ballet de Teatres como un bien de increíble valor artístico y cultural para nuestra comunidad”, y que, dada la situación que vive la danza en nuestro país, “es un gran privilegio poder contar con una compañía de danza de carácter público”. La APDCV muestra, sin embargo, su “desacuerdo con la gestión actual” del Ballet de Teatres al señalar que “estamos profundamente convencidos de que otra gestión es posible”. Y a este respecto expresa su “temor” a que, al hilo de las reivindicaciones de los nueve bailarines no renovados, “se cargue contra la propia institución del Ballet, la cual en sí misma no sería responsable de las acciones y decisiones realizadas y tomadas por las personas que dirigen la institución”. Por todo ello, la APDCV cree “firmemente que el Ballet de Teatres debe de seguir existiendo, pero teniendo como deber el demostrar excelencia en su gestión dado su carácter público”.

Para aclarar los acontecimientos sucedidos, la Asociación de Profesionales de la Danza de la Comunitat Valenciana ha solicitado una reunión formal con Inmaculada Gil Lázaro, directora del Ballet y de Teatres de la Generalitat. Una reunión que persigue conseguir “la máxima claridad y transparencia posible sobre los acontecimientos que llevaron a no renovar el contrato a nueve bailarines de la compañía”, así como conocer la “situación contractual que en su momento tenían los bailarines no renovados, la que tienen los bailarines actuales y la de los bailarines becados”.