Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marlaska admite a afectados por la CAM en la querella contra Amorós

Un colectivo de 300 clientes se ha personado como acusación particular

En la querella acusan a los antiguos gestores de la caja de estafa

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grandes-Marlaska ha admitido la personación como acusación particular de un grupo de 300 clientes de Caja Mediterráneo (CAM) en la querella contra la exdirectora general de la entidad, María Dolores Amorós. La decisión de magistrado se recoge en una providencia dictada el pasado día 7, según asegura una información de la agencia Europa Press.

La querella contra Amorós se incoó a raíz de una denuncia del abogado murciano Diego Ramón. Este letrado también ha coordinado el trabajo judicial de este grupo de clientes de la extinta caja, en su mayoría titulares de las denominadas cuotas participativas, cuyo valor, tras la caída de la caja, ha pasado a ser de cero euros.

En su escrito de personación, el grupo de clientes acusa a los antiguos gestores de la caja de estafar a más 55.000 personas "mediante la venta planificada y sistemática estos productos bancarios". Los afectados mantienen que la "caja les aseguró que podían retirar sus inversiones en todo momento" y, además, que la dirección de la entidad presentó balances positivos cuando en realidad al cierre del ejercicio de 2011 acumuló 2.7000 millones de pérdidas.

La exdirectora general de la caja está pendiente de la inminente sentencia por la demanda contra su despido

Al margen de esta querella, la gestión de Amorós al frente de la caja también es objeto de una investigación por parte de la Fiscalía Anticorrupción. Sin embargo, el frente que más acucia a la exdirectora general es el laboral. Amorós está pendiente de la sentencia de su demanda laboral tras su despido fulminante por parte del Banco de España el pasado mes de septiembre.